El Foro Militar de Venezuela


Unirse al foro, es rápido y fácil

El Foro Militar de Venezuela

Fecha y hora actual: Lun 18 Oct - 10:42

Se encontraron 8 resultados para fakenews

Noticias Internacionales

Mas claro; imposible
"Si se quisiera ayudar a #Cuba lo primero que se debería hacer es suspender el bloqueo, como lo están solicitando la mayoría de los países del mundo, eso sería un gesto verdaderamente humanitario"
Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México.
Video https://twitter.com/i/status/1414629110811406336



Telesur @teleSURtv
desmontando #FakeNews al momento, desde Cuba.#LaCalleEsDeLosRevolucionarios
@LisandratlSUR @LisandratlSUR1
· 11h
En las redes dicen q el malecón de #LaHabana está tomado, mientras tanto este equipo de @teleSURtv salió a recorrer la ciudad en la noche y la encontró así:no hay manifestaciones #CubaResiste #LaCalleEsDeLosRevolucionarios
Vídeo:
https://twitter.com/i/status/1414400861456019462

https://twitter.com/i/status/1414357842409230336

Saludos Cordiales
por delta074
el Lun 12 Jul - 20:36
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Noticias Internacionales
Respuestas: 344
Vistos: 3377

Venezuela un estado fallido ?

Gerardo,estas desquiciado,mirate como te prestas a esa calumnia. Embarassed
menos mal que la mentira tiene patas cortas
.

Acá pongo un articulo de investigación de @FernandoCasadoG desmonta por completo el mito del llamado Cartel de los Soles.
Otra mentira fabricada en laboratorios G mediáticos de EEUU y falsas ONG's, para agredir a Venezuela. ¡Seguimos combatiendo las #FakeNews!.

Estas investigaciones aportan datos concretos que desmitifican la supuesta colaboración entre el gobierno venezolano y los cárteles del narcotráfico, al mismo tiempo que nos muestran cómo Colombia, el aliado preferido de EE. UU. en la región no solo es el mayor productor de cocaína,sino que está reforzando cada año su posición en este mercado ilegal. Los esfuerzos y las críticas deberían ir dirigidas a cortar la producción y tráfico provenientes de Colombia y dejar en paz a Venezuela.

Si quieren ver fotos e imagines, dirigirse al link

Fernando Casado
EL MITO DEL "CARTEL DE LOS SOLES"
http://mppre.gob.ve/wp-content/uploads/2020/07/Ensayo-El-Mito-del-Cartel-de-los-Soles.pdf
Narcotráfico, crimen organizado y política en Venezuela
1.ª edición digital, Fundación Editorial El perro y la rana, 2020
© Fernando Casado, 2020
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2020
Centro Simón Bolívar, Torre Norte, piso 21, El Silencio,
Caracas - Venezuela, 1010.
Teléfonos: (0212) 768.8300 / 768.8399
www.elperroylarana.gob.ve
www.mincultura.gob.ve
Hecho el Depósito de Ley
ISBN: 978-980-14-4687-3
Depósito legal: DC2020000520

Introducción

En el año 2017 publicamos un trabajo referido al escándalo del “Cartel de
los Soles”, que calificamos como “un nuevo invento para atacar a
Venezuela” (Casado, 2017). El objetivo de nuestro trabajo desde el
principio fue encontrar cualquier tipo de prueba, más allá de rumores,
sospechas o especulaciones, que nos pudieran encaminar a probar la
existencia del famoso “Cartel de los Soles” que tantos titulares de la
reputada prensa internacional ocupaba.

Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa y la falta de pruebas en
aquella ocasión nos llevó a concluir que el cacareado “Cartel de los Soles”,
tal y como lo retrataban los medios de comunicación, simplemente no
existía.


El “Cartel de los Soles” sería una construcción cuyo objetivo fue y
sigue siendo, retratar a Venezuela como un narcoestado, es decir, un Estado
canalla con el que ni se puede ni se debe negociar nada.
Aparejada a esta
narrativa Nicolás Maduro no sería un presidente sino el capo del Cartel, y
por lo tanto estaría desposeído del poder y legitimidad que tienen los jefes
de Estado. Es más, Maduro no sería ya considerado como un dictador sino
como un delincuente que, junto a su camarilla de secuaces, estaría
enriqueciéndose gracias al negocio de la droga. En consecuencia, cualquier
intervención para derrocar a un gobernante convertido en narco y acabar
con la organización ilegal que gobernaría Venezuela, estaría justificada.
De hecho, con el pasar del tiempo este relato se ha ido fomentando e
incrementando junto a la hostilidad del ultraconservador gobierno de
Donald Trump, que ha obstaculizado cualquier tipo de acercamiento entre
oposición y gobierno en Venezuela y sueña con una intervención armada en
el país y un desenlace como el de Manuel A. Noriega en Panamá en 1989.

Cuatro años después de nuestro primer estudio sobre el “Cartel de los
Soles”, el objetivo sigue siendo el mismo, recabar las pruebas que
demuestren su existencia. Pero más importante todavía es encontrar los
nexos entre Nicolás Maduro y sus altos funcionarios con la organización
delictiva.Los medios de comunicación y ciertas organizaciones interesadas no
han dejado de publicar titulares altisonantes que tratan de posicionar a la
República Bolivariana de Venezuela como un Estado canalla. Recientes
informes y titulares afirman sin tapujos la relación del gobierno de
Venezuela con el narcotráfico: “Venezuela:
¿Un Estado mafioso? Venezuela
se ha convertido en un eje del crimen organizado en la región” (Insight
Crime, 2018)1
; “Venezuela, puente del narcotráfico, se convierte también en
productor”2
; “Régimen de Venezuela llena sus bolsillos con dinero del
narcotráfico”3
; “Los papeles que explican el 'narcotráfico de Estado' en la
Venezuela chavista”4
.
La imposición a la opinión pública internacional de que efectivamente
Venezuela es un narcoestado justificó que, en medio de la pandemia del
coronavirus a finales de marzo de 2020, EE.UU. haya puesto precio a la
cabeza de Nicolás Maduro por 15 millones de dólares
.
Nuestra intención es dilucidar cuánto hay de cierto en estas acusaciones
que para la prensa y ciertos actores políticos han sido siempre pruebas
irrefutables, a pesar de la falta de fuentes rigurosas y estudios fiables.

Advertencia del autor en torno a la presente investigación
Como ya se ha mencionado, durante el transcurso de la presente
investigación nuestro mayor objetivo ha sido conseguir pruebas de la
existencia del “Cartel de los Soles”, por ello, se hicieron todas las gestiones
para conseguir más información de aquellas fuentes que afirmaron tener la
certeza de la existencia de pruebas o publicaron información
comprometedora sobre el “Cartel de los Soles”.

Se trató entonces de contactar con diversas fuentes para la consecución
de mayores insumos. En primer lugar, se contactó con la Junta Internacional
de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), órgano supuestamente
independiente adscrito a la Organización de Naciones Unidas (ONU), y que
como analizaremos posteriormente en profundidad, afirmó en su informe de
2019, publicado a principios de 2020, tener evidencias de la existencia del
“Cartel de los Soles”. En segundo lugar, se contactó con la organización
Insight Crime, que en uno de sus informes con fecha de 2018 dedicado a
Venezuela aseveró haber contactado con fuentes anónimas del
Departamento de Justicia. Su codirector Jeremy McDermott, le concedió
entrevistas a una cantidad incontable de medios de comunicación y, en
nuestro caso, ni se dignaron a contestarnos los correos electrónicos.
Finalmente, también se contactó con el periodista del Herald Tribune,
Antonio María Delgado, quien aseguró que su diario habría tenido acceso
“a la solicitud de extradición del exjefe de espías chavista Hugo Carvajal”,
un documento “de 140 páginas que muestra una detallada radiografía del
denominado “Cartel de los Soles”5
.
Hasta el momento de haber entregado para su publicación el presente
trabajo, no hubo ninguna respuesta de quienes supuestamente tendrían las
pruebas de la existencia y funcionamiento del “Cartel de los Soles”
. Este
silencio sí constituye una prueba de la falta de transparencia y acceso a los
datos en torno a una organización a la que se ha venido a llamar “Cartel de
los Soles”, que de acuerdo a nuestra hipótesis, pertenece más al mundo de
las hadas y los unicornios que al mundo real
.

Recordando el “Cartel de los Soles” y el escándalo inicial
Existe un amplio consenso en que la existencia del “Cartel de los Soles” se
remonta a principios de la década de los noventa, concretamente a 1993
“cuando dos generales de la Guardia Nacional, el jefe antinarcóticos Ramón
Guillén Dávila y su sucesor Orlando Hernández Villegas, fueron
investigados por narcotráfico” (Insight Crime, 2018, p. 6), es decir, el
término fue utilizado por primera vez mucho antes de la aparición en escena
de la Revolución Bolivariana.

Desde la llegada al poder del presidente Hugo Chávez fueron
recurrentes las acusaciones en su contra por supuesta colaboración con la
llamada “narcoguerrilla” de las FARC. Nunca se llegaron a presentar
pruebas
, pero la relación entre el narcotráfico y la Revolución Bolivariana
aparecía de manera recurrente en los medios de comunicación. De hecho,
fue uno de los puntales para desprestigiar al proceso revolucionario. El
reputado diario británico The Guardian publicó en el año 2008 extensos
reportajes con titulares como: “Revelado: El rol de Chávez en el camino de
la cocaína hacia Europa”6
. Pero siempre nos topamos con la misma carencia de fuentes mínimamente rigurosas.
El clímax del escándalo del llamado “Cartel de los Soles” irrumpió en el
año 2015, con la entrega a los servicios secretos de EE.UU. de Leamsy
Salazar, miembro de la seguridad del presidente Hugo Chávez y
posteriormente de Diosdado Cabello, que fue convertida en la prueba
viviente de la existencia de una organización de narcotraficantes liderada
por altos funcionarios del gobierno de Maduro y militares de alta
graduación de las Fuerzas Armadas, por ello se le llamó el “Cartel de los
Soles”.
La prensa internacional llegaba a disputarse el “honor” de haber dado la
primicia, como todavía lo sigue haciendo el derechista diario ABC de
España que en una nota publicada el 26 de marzo de 2020 tituló: “ABC
destapó en exclusiva la vinculación del régimen chavista de Venezuela con
el narcotráfico”7
. Según el diario español, posteriormente The Wall Street
Journal corroboraría la noticia destapada por ABC. Esta imagen era la que
ilustraba la cercanía de Leamsy Salazar a Chávez y Cabello y daba
credibilidad a sus testimonios:



Como asistente en permanente acompañamiento de Cabello, Salazar fue testigo de situaciones y
conversaciones que incriminan al presidente de la Asamblea Nacional. En concreto, le vio dar
órdenes directas para la partida de lanchas cargadas con toneladas de cocaína y ha aportado
evidencias sobre lugares donde se almacenan montañas de dólares en efectivo procedentes de ese
negocio ilícito, según las fuentes conocedoras de la investigación, llevada a cabo por la
Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) de EE.UU.8
.
A mediados de mayo de 2015, los principales diarios estadounidenses
dieron crédito a las acusaciones del Departamento de Estado y la DEA con
jugosos reportajes. The Wall Street Journal publicó el titular: “Oficiales
venezolanos sospechosos de convertir el país en un centro de distribución
internacional de la cocaína”9
.
Inmediatamente, el resto de la prensa estadounidense publicó notas muy
similares: The New York Times.: “EE.UU. centra su amplia investigación
sobre cocaína en altos oficiales venezolanos”10; The Washington Post: “Un
cartel de la droga en el poder en Venezuela”11
.
De esta forma, la prensa estadounidense se convertía en un amplificador
de la propaganda de los servicios de inteligencia de su país e instalaba en el
resto de la prensa occidental al “Cartel de los Soles” como una banda
criminal, cuyos capos eran los dirigentes del gobierno de Venezuela.
El único problema de toda la información publicada fue que no existió
ni una sola evidencia de las acusaciones vertidas. Como ha analizado la
organización dedicada a la exposición del trabajo de los medios de
comunicación Equidad & Precisión en la Información (FAIR, por sus siglas
en inglés), las únicas fuentes fueron anónimas, procedentes del
Departamento de Justicia y el testimonio de un desertor (Koerner & Vaz,
2019)12
.
Tras la prensa estadounidense vendrían los diarios españoles y
latinoamericanos que amarillearían todavía más los supuestos hechos en su
búsqueda de oportunidades de ventas y primicias, la realidad ficcionada
continuó derivando en relatos fantásticos. Los españoles llevaron la batuta.
El Mundo. tituló: “Exchavistas señalan a Diosdado Cabello como jefe del
narco”13
, por cierto, el texto tuvo al Wall Street Journal como única fuente.
El País. sacó el jugoso reportaje “Nueva luz sobre el misterioso ‘Cartel de
los Soles’”14
, pero que no contó nada concreto y es una oda a la
especulación, y el que no me crea que pierda su tiempo leyendo el artículo.
Pero la falta de rigor periodístico todavía empeoró en crónicas aparecidas
en el diario La Razón: “O cargábamos la droga o nos mataban”, que inventó
sin pudor pero con mucho descaro, que en incautaciones de droga ocurridas
tres años antes la “DEA estadounidense cree que está involucrado el Cartel
de los Soles”15
.
Pero en esta ocasión, como en tantas historias relacionadas con
Venezuela, la prensa fue fuente suficiente para la misma prensa, cuando el
origen de la información son filtraciones anónimas de los servicios de
inteligencia. Así ha ocurrido en incontables ejemplos de antiperiodismo
relacionados con la Revolución Bolivariana, como cuando “Hugo Chávez
ofreció a Rusia su territorio para bases militares”16 (Casado, 2011); o
cuando el propio Chávez planeó junto “con Irán construir una villa
nuclear”17
. Al igual que los narcotraficantes lavan el dinero proveniente de
sus actividades ilegales en empresas legales, los servicios de inteligencia
convierten su propaganda en noticias a través de los medios de
comunicación (Casado, 2015).
La caída en el olvido del “Cartel de los Soles”
durante cuatro años
Tras la euforia periodística de mediados de 2015, el “Cartel de los Soles”
desapareció de los titulares de la prensa internacional, para aparecer
únicamente de manera intermitente en webs y diarios de poca monta.
Así encontramos notas en el año 2016 en El Nuevo Herald: “Arrestan a
oficial venezolano, presunto miembro del ‘Cartel de los Soles’”18; en el
2017 en Panam Post: “El ‘Cartel de los Soles’ opera en todos los niveles de
las Fuerzas Armadas de Venezuela: vicepresidente colombiano”19; y, en el
2018 en CyberCuba.: “Exsicario de Pablo Escobar: ‘Nicolás Maduro es el
gran capo del Cártel de los Soles’”20
.
Pero qué sorprendente que a pesar de la gravedad del expediente del
“Cartel de los Soles” no hemos vuelto a saber nada de los avances de las
investigaciones durante casi un lustro, ¿qué fue de las pruebas y los
testigos?, ¿dónde están las toneladas de polvo blanco que los militares
venezolanos de alta graduación se supone que transportan regularmente a
EE.UU. y a Europa?
Hace cinco años, los diarios del mundo occidental al unísono cacarearon
y replicaron la información que interesadamente les iban “filtrando” la
DEA, el Departamento de Justicia y otros servicios de inteligencia, que
sabemos es una práctica recurrente como parte de su trabajo de
desinformación y propaganda. Aun así, ni un solo periodista de las
reputadas salas de redacción de los grandes periódicos puso en tela de juicio
la existencia del “Cartel de los Soles”. Pero tampoco nadie se volvió a
preguntar qué fue de los artífices del narcoestado venezolano, nadie quiso
investigar hasta dónde han llegado las indagaciones y pesquisas
judiciales21
. El periodismo de investigación no está de moda y menos si el
resultado es que no hay nada de nada, cero ventas, no más primicias, nos
quedamos sin sangre. Pero ahora una vez más, se repite el juego, los
servicios de inteligencia vuelven a posicionar el caso del “Cartel de los
Soles” y a través de los medios publican las nuevas “desinformaciones” sin
chistar.


El regreso del “Cartel de los Soles”
La impaciencia de EE.UU. por derrocar a Nicolás Maduro, aunado a la
pérdida de legitimidad de Juan Guaidó entre los suyos (como explicaremos
posteriormente en este trabajo), se encuentran entre las causas que han
provocado que el tema haya sido posicionado con fuerza una vez más en los
medios de comunicación, a partir de la segunda mitad del año 2019. En esta
ocasión, aunque la falta de pruebas es la misma de siempre, al
Departamento de Justicia le han hecho el juego no solo los medios de
comunicación, sino también la Junta Internacional de Fiscalización de
Estupefacientes, un organismo teóricamente independiente vinculado a las
Naciones Unidas. Pero analicemos primero el comportamiento de los
medios de comunicación y organizaciones tipo think tanks afines a los
servicios de inteligencia de EE.UU.
Insight Crime: La fundación con una fe ciega en
la existencia del “Cartel de los Soles”
La Fundación Insight Crime, que se define como un híbrido: “parte medio
informativo, parte medio académico y parte centro de pensamiento”22
, ha escrito mucho sobre el “Cartel de los Soles”, desgraciadamente
reproduciendo la misma desinformación que ha caracterizado todo lo que
conocemos sobre esta organización delictiva. Insight Crime en su página
web en el perfil que tiene dedicado a Venezuela establece:
Hay evidencia que indica que, a partir de la mitad de la primera década del siglo XXI, elementos
corruptos en las fuerzas de seguridad intensificaron su papel en el negocio [del tráfico de drogas],
formando una red informal denominada el "Cartel de los Soles"23
.
Las pruebas como siempre brillan por su ausencia, pero esperábamos
encontrarlas en el informe que en el año 2018 publicó Insight Crime
titulado “Venezuela ¿Un Estado mafioso?”, en el que dedican un capítulo al
“Cartel de los Soles” (Insight Crime, 2018)24
.
Como repetiremos hasta la saciedad, la obsesión de nuestro trabajo es
encontrar las pruebas, más allá de las benditas evidencias, sospechas y
especulaciones. Pero el informe señalado nos advierte:
Tenemos 123 archivos. Sin embargo, por motivos legales no publicaremos la lista completa. En
lugar de eso adjuntamos aquí algunos datos de aquellos contra quienes creemos tener evidencia
muy sólida.
Pero al tratar de encontrar la solidez de las evidencias, las fuentes que
pudieran llevarnos a conocer más sobre el “Cartel de los Soles” y los altos
cargos del gobierno de Maduro, lo que encontramos es poco convincente.
El primero de los implicados sería Diosdado Cabello, a quien se señala
como el número dos del gobierno de Maduro: “Fuentes del Departamento
de Justicia de Estados Unidos hablaron sobre Cabello con Insight Crime
bajo condición de anonimato”. Primera fuente encontrada, anónima, pero
además es poco sustancioso lo que aportó en relación con el supuesto
criminal:
Mire, este tipo está metido hasta el cuello en todo tipo de actividades ilegales en Venezuela y estamos armando un caso contra él. Pero sabe cómo protegerse y mantener distancia del trabajo sucio’, señaló la fuente (p. 17).
El segundo de los señalados sería el entonces vicepresidente Tareck El
Aissami, el informe (p.18) primero hace referencia a una nota publicada por
la propia Fundación Insight Crime de 2017 que llevó por título “Nuevo
vicepresidente de Venezuela vinculado al narcotráfico”25, y al leer esta nota,
la única fuente para tales afirmaciones es: “El Aissami había sido vinculado
con el narcotráfico en varios informes periodísticos en los que se
mencionaba a funcionarios estadounidenses cuya identidad no fue
revelada”. Es decir, este “centro de pensamiento” usa como referencia a los
medios de comunicación y estos a fuentes anónimas, la fórmula no se basa
en la credibilidad del mensaje, sino que la credibilidad del mensajero es
suficiente para no dudar del mensaje.
El tercer mencionado en el informe sobre el entramado del “Cartel de
los Soles” es Néstor Reverol, entonces ministro de Relaciones Interiores y
comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, en su caso el informe
señala:
El pliego de cargos en su contra afirma que Reverol alertó a narcotraficantes de operativos contra ellos, obstruyó investigaciones, puso en libertad a narcos arrestados y se aseguró de que se devolviera narcóticos incautados a los traficantes (p. 18).
Fuentes en las que se avale dicha información: ninguna.
Por último, el informe señala que “Cilia Flores, esposa del presidente
Maduro y por tanto, la Primera Dama, también se ha visto implicada en
narcotráfico por asociación”. La asociación sería la condena de sus sobrinos
acusados de narcotráfico en EE.UU. y las investigaciones realizadas por
este mismo delito en contra de su hijo. Eso para el informe ya la hace
culpable del delito de asociación ilícita. ¿Dónde queda la presunción de
inocencia? Vaya usted a saber.
Pero la propia definición y existencia del “Cartel de los Soles” es
bastante contradictoria, hasta el punto de que Insight Crime estaría
reconociendo que no existe tal organización o por lo menos no se puede
afirmar que esté vinculada y controlada por el Gobierno bolivariano:

Las estructuras narcotraficantes en el estado venezolano no son un cartel, sino una serie de redes
muchas veces antagónicas enquistadas dentro del régimen chavista, con nexos que se remontan a
casi dos décadas (p.18).
En conclusión, El “Cartel de los Soles” “no es un cartel”, sino redes
delictivas “muchas veces antagónicas”.
Pero el informe menciona a otros altos funcionarios venezolanos.
¿Saben de dónde se obtienen las fuentes? Nada más y nada menos que de
los computadores de Raúl Reyes. Aquellos computadores que tuvieron una
alta resonancia mediática y política internacional después de la Operación
Fénix, ocurrida en el año 2008 y por la que Colombia invadió el territorio
ecuatoriano y fueron asesinados varios miembros de las FARC, junto a
estudiantes universitarios mexicanos que estaban en el campamento durante
el ataque. Aunque en el informe de Insight Crime la supuesta información
de estas computadoras es motivo suficiente para incriminar a un nutrido
número de venezolanos que han ejercido altos cargos políticos y militares,
hasta el momento, en más de una década, ni un solo tribunal ha utilizado
esta información como prueba. ¿Por qué? Pues porque en la incautación de
las famosas computadoras se rompió la cadena de custodia y hoy en día no
sabemos ni siquiera si las computadoras existieron o fueron “sembradas”
por el ejército/gobierno de Colombia, cuyo jefe de Estado para la época era
Álvaro Uribe Vélez.
Un problema adicional en relación con la Fundación Insight Crime, no
es únicamente la falta de rigor y credibilidad de los informes que publican
sobre el “Cartel de los Soles”, que como vemos no aguantan un mínimo
análisis, sino que esta información y los voceros de esta fundación son
frecuentemente utilizados por los medios internacionales para dar
credibilidad a sus notas periodísticas. Ejemplo de ello es el reportaje de la
BBC titulado “Recompensa por Maduro: qué se sabe del ‘nebuloso’ ‘"Cartel
de los Soles’, acusado de ‘inundar con cocaína’ EE.UU. desde
Venezuela”26
, publicado a finales de marzo del año 2020, donde Jeremy
McDermott, codirector y cofundador de Insight Crime, es con diferencia la
fuente más citada por el reportero.
La Junta Internacional de Fiscalización de
Estupefacientes (JIFE) entra en el juego
La JIFE es un órgano que se define a sí mismo como independiente y cuasi
judicial, constituido por expertos y que fue establecido en virtud de la
Convención Única de 1961 sobre estupefacientes. Está integrada por trece
miembros, diez elegidos por el Consejo Económico y Social de la ONU y
tres por la Organización Mundial de la Salud. Sus miembros una vez
elegidos deberían ejercer sus funciones imparcialmente y a título personal,
con total independencia de los gobiernos27
.
En su informe del año 2019 concretamente en el párrafo 578, la JIFE
mencionó expresamente por primera vez al “Cartel de los Soles”, pareciera
que por fin un organismo serio y de reputado prestigio nos iba a dar
mayores datos sobre esta organización delictiva. Sin embargo, de nuevo se
habla de “indicios” en la colaboración de las Fuerzas Armadas Bolivarianas
con el “Cartel de los Soles”.
578. En los últimos años, los grupos delictivos organizados han transportado grandes cantidades
de drogas ilícitas a Europa y los Estados Unidos desde Colombia, pasando por la República
Bolivariana de Venezuela. Para controlar ese tráfico, en particular el tráfico de cocaína a través de
Centroamérica con destino a los Estados Unidos, los grupos delictivos organizados controlan los
puertos marítimos y utilizan aeronaves ligeras, con las que realizan vuelos ilegales. Hay indicios
de que, en la República Bolivariana de Venezuela, los grupos delictivos han logrado infiltrarse en
las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el
“Cartel de los Soles” para facilitar la entrada y salida de drogas ilegales (JIFE 2020)28
.
Es decir, la misma falta de credibilidad en las fuentes de información
que siempre se ha identificado. El problema es que en esta ocasión es un
ente con personalidad jurídica internacional el que se une a las
especulaciones, a las que se dio una nueva vuelta de tuerca. Como era de
esperar el informe de la JIFE fue replicado por los medios de comunicación
que constantemente han sido utilizados como altavoces de la propaganda en
torno al “Cartel de los Soles”.
La organización Insight Crime sacó el titular: “JIFE reconoce influencia
del “Cartel de los Soles” de Venezuela en narcotráfico”29
. Por su parte, la
agencia de noticias EFE difundió esta información que fue replicada en la
prensa internacional en titulares como El diario.es: “La ONU ve indicios de
que el narco se ha infiltrado en las FF.AA. de Venezuela”30
. Es interesante
ver cómo el texto de esta noticia reproduce información de Insight Crime
volviendo a poner de manifiesto lo contradictoria que es la información
existente sobre el “Cartel de los Soles”:
El centro apunta que ‘no existe un árbol genealógico para una estructura tan nebulosa’ como la
del referido cartel, y que solo se cuenta con ‘una lista de nombres publicada’ por la Oficina de
Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro
estadounidense y "mucha especulación".
En resumen lo que tenemos hasta ahora es: a) Indicios por todas partes
pero ni una sola prueba; b) Una supuesta organización delictiva a la que se
denomina “Cartel de los Soles”, pero que no es un Cartel, ya que posee una
estructura nebulosa (más arriba Insight Crime describía al supuesto cartel
como un conjunto de redes delictivas antagónicas); c) La OFAC, actor
completamente interesado dependiente de la Casa Blanca, es el encargado
de determinar la lista de los miembros del “Cartel de los Soles”; d)
Demasiada especulación.
Tras la repercusión que tuvo el informe de la JIFE, Luis Otarola
Peñaranda, abogado miembro de la organización fue entrevistado por las
propias Naciones Unidas, y al ser interrogado sobre el “Cartel de los Soles”
se limitó a afirmar que las fuentes eran “confiables y verificadas”, pero
hasta ahora no conocemos ninguna de ellas31
.
Otra de las contradicciones, es que en el mismo Informe Anual 2019 de
la JIFE, en su párrafo 583, se establece que la incautación de clorhidrato de
cocaína en Venezuela durante el año 2018 fue de gran envergadura (35,5
toneladas) solo superado por Colombia (JIFE, 2020). A la hora de
interpretar este dato relativo a las incautaciones son varios factores que
debemos tener en cuenta: a) Venezuela no es productora de esta sustancia,
pero Colombia sí; b) El tránsito de la cocaína a través de Venezuela es
mucho menor que la que transita desde el Caribe colombiano y la cuenca
del Pacífico colombiano y ecuatoriano (como analizaremos en profundidad
más abajo) y por lo tanto, la incautación de las autoridades venezolanas es
en términos absolutos y relativos de gran envergadura; c) Ante este
volumen en materia de incautación de drogas es difícil pensar que exista
una política de Estado en Venezuela dedicada al tráfico de drogas.
Es interesante analizar brevemente los informes de la JIFE desde el año
2015, cuando revienta el caso del “Cartel de los Soles” a nivel mediático,
hasta 2020, cuando la JIFE hace mención por primera vez de esta
organización delictiva en su Informe para el año 2019. A Venezuela solo se
le menciona en los informes de 2017 y 2015, en los que fueron todo
parabienes por la gestión de este país en su lucha contra las drogas. El
párrafo 216 del informe de 2017 señaló un comportamiento modélico por
parte de la República Bolivariana de Venezuela:
216. La Junta observa que, desde la misión que envió a la República Bolivariana de Venezuela en
2014, el Gobierno ha adoptado una serie de medidas para aplicar las recomendaciones de la Junta
y que se han logrado progresos en determinados aspectos de la lucha contra las drogas. Poco
después de la misión de la Junta, el Gobierno aprobó el Plan Nacional Antidrogas 2015-2019, que
tiene por objeto reducir el uso indebido de drogas e intensificar las actividades de prevención al
respecto. La Oficina Nacional Antidrogas ha ampliado sus programas de educación contra las
drogas y de sensibilización sobre las actividades de reducción y prevención del consumo de
drogas en todo el país (JIFE, 2018)32
.
Algo parecido ocurre en el año 2015, donde Venezuela siempre ha
seguido los directrices acordadas por la JIFE:
193. La cooperación del Gobierno con la JIFE ha sido satisfactoria, como lo ha sido su
cumplimiento de los tratados de fiscalización internacional de drogas. Se está elaborando un
nuevo plan nacional de lucha contra las drogas. La Junta observa que el Gobierno sigue
trabajando para combatir el tráfico de drogas proveniente de los países vecinos y sigue
financiando eficazmente las actividades de los diversos organismos gubernamentales
responsables de la fiscalización y la prevención (JIFE, 2016).
Por estos motivos, no huelen hasta el momento nada bien las
acusaciones de la JIFE que reproducen las acusaciones sin sustento del
gobierno de EE.UU. Hasta que no se presenten pruebas sobre las
actividades del “Cartel de los Soles” en el tráfico de drogas con la anuencia
del gobierno de Venezuela y su participación en el mismo, consideraremos
el trabajo de la JIFE en el mejor de los casos como poco riguroso y en el
peor, como el trabajo de una organización tarifada de los gringos.
La lucha contra el “Cartel de los Soles” bajo la
égida de EE.UU.
Desde que Obama declarara mediante decreto a Venezuela una “amenaza
para la seguridad de EE.UU.”33
, las relaciones entre ambos países han ido
en caída libre, aunque nunca fueran buenas. La llegada de Donald Trump a
la Casa Blanca empeoró la situación, el ultraconservador presidente ha
hostigado a Venezuela repetidamente, no solo ha impuesto draconianas
sanciones económicas unilaterales prohibidas por el Derecho Internacional
(Casado, 2018), sino que en varias ocasiones ha amenazado, expresa34 y
tácitamente35, con intervenir militarmente este país.
El más reciente movimiento en contra de Venezuela, anunciado en
medio de la pandemia del coronavirus, ha sido ofrecer una recompensa por
la captura del presidente Nicolás Maduro por 15 millones de dólares36. Con
este anuncio se declaraba oficialmente al presidente venezolano como el
líder del “Cartel de los Soles” y se añadía el término narcotraficante a los de
dictador y presidente ilegítimo. A la luz, o mejor dicho sombras, de la falta
de veracidad en torno al “Cartel de los Soles”, la recompensa por el
presidente Nicolás Maduro pareciera una broma de mal gusto, pero
desgraciadamente EE.UU. lanzó un mensaje por el que validaba cualquier
acción en contra de Venezuela. Como titularía el diario El Nacional de
Venezuela pocos días después de emitida la recompensa: “Donald Trump
subasta a Nicolás Maduro”37
. Como consecuencia, tan solo unas semanas
más tarde se produciría el fiasco de intento de invasión de Venezuela en la
llamada Operación Gedeón. En conclusión, un total desconocimiento de la
legislación internacional e imposición de la Ley de la Selva.
La pantomima del fiscal general de Estados Unidos, William Barr, en su
acusación en contra el presidente Nicolás Maduro y el resto de los
señalados como miembros del “Cartel de los Soles”, más temprano que
tarde será parte de películas y documentales que mostrarán cómo en el año
2020 funcionaron las estrategias del imperialismo, pero por ahora son
peligrosos pasos belicistas que tienen un futuro inmediato incierto. El eje
principal de la acusación gira en torno a que el “Cartel de los Soles” se
habría marcado como objetivo: "Inundar Estados Unidos con cocaína e
imponer a los usuarios de este país sus dañinos y adictivos efectos"38
.
Mientras a Irak se le acusó de tener armas de destrucción masiva, en el caso
de Venezuela es la cocaína.
En la referida acusación, en la parte dedicada contra el presidente
Maduro, carente como siempre de sustento, identificamos un claro ejemplo
de lo que se ha venido a llamar como telenovelización de la política (Bouza,
2007), el uso de los recursos de las telenovelas, en este caso de capos y
mafiosos de moda en la actualidad, aplicados a la acción política:
En su papel de líder del Cártel de Los Soles, Maduro Moros negoció envíos de muchas toneladas
de cocaína producidas por las FARC; ordenó que el “Cartel de los Soles” proporcionara armas
militares a las FARC; coordinó relaciones exteriores con Honduras y otros países para facilitar el
tráfico de drogas a gran escala; y solicitó asistencia del liderazgo de las FARC para capacitar a un
grupo de milicianos no autorizados que funcionaba, en esencia, como una unidad de fuerzas
armadas para el Cártel de los Soles39
.

La prensa vuelve a la carga
Los medios de comunicación reprodujeron la acusación contra Maduro y
otros altos cargos del gobierno sin ponerla nunca en tela de juicio,
comprobar la veracidad de las fuentes o preguntarse por los intereses
geopolíticos de la acusación del fiscal general de EE.UU.
En realidad, el terreno para la nueva arremetida de la prensa
internacional contra Venezuela venía produciéndose desde septiembre del
2019, cuando un reportaje, una vez más de The Wall Street Journal,
despertó de la hibernación de cuatro años sin seguirle la pista al “Cartel de
los Soles” con el reportaje: “La Venezuela de Hugo Chávez trabajó para
inundar EE.UU. con cocaína, dice el Fiscal estadounidense” y por subtítulo:
“Documentos preparados por fiscales federales describen por primera vez el
posible rol del anterior presidente venezolano en el tráfico de drogas”40
. La
organización FAIR describió este texto de la siguiente manera: “el género
de ‘estado profundo’ de ficción alcanzó nuevas cotas con lo último sobre
Venezuela”41
. El reportaje de The Wall Street Journal lo escribió Juan
Forero, el mismo que dio la primicia en el año 2015, que por cierto en
ocasiones anteriores nunca me quiso dar una entrevista. Para variar, este
reportaje es fruto de “documentos confidenciales” a los que tuvo acceso The
Wall Street Journal, pero al atender a las fuentes se basa únicamente en la
acusación del fiscal y el testimonio de un desertor. En conclusión, sigue
existiendo el mismo tipo de argumentación de siempre: nada.
Pero la función de este reportaje donde en realidad The Wall Street
Journal no “había” accedido a “documentos confidenciales”, sino que se los
habían suministrado fuentes interesadas en que se diera a conocer la
información, allanó el terreno para que el supuesto papel del gobierno de
Venezuela en el narcotráfico ocupara las portadas de los medios de
comunicación internacionales una vez más.
Apenas un mes después, en la misma tónica de The Wall Street Journal,
el portal El Confidencial publica otros “documentos inéditos” que dieron
lugar al reportaje: “Los papeles que explican el 'narcotráfico de Estado' en
la Venezuela chavista”. La carrera por las primicias y por posicionar a
Venezuela como un país canalla dedicado al narcotráfico había vuelto a
comenzar. Este diario con total descaro afirmaba: “Venezuela es país de
procesamiento y de tránsito de la droga originaria de Colombia. Desde
2000, su justicia comenzó a investigar las conexiones del narcotráfico con
el Ejército y el Gobierno”.
Pocas semanas después de la anunciada recompensa por Maduro, la Voz
de América, que como se sabe pertenece al servicio de radio y televisión
internacional del gobierno de los EE.UU., publicó una entrevista al
viceministro de Seguridad de Honduras que llevó por título, Luis Suazo:
“Viceministro hondureño acusa a Venezuela de narcotráfico”42 y en donde
el diario señaló: “El viceministro de Seguridad, Luis Suazo, aseguró que el
100 por ciento de las aeronaves cargadas de cocaína y que pasan por
Honduras en tránsito hacia Estados Unidos, provienen de Venezuela”. Algo
que como veremos a continuación, al analizar las rutas de la cocaína, no
tiene ni pies ni cabeza. Esta información se reforzaría, ya en mayo de 2020,
cuando el diario El Nacional de Venezuela a través de las declaraciones de
Claudio Sandoval, embajador del gobierno de Juan Guaidó en Honduras
publicó el siguiente titular: “Honduras, Belice y Guatemala en la ruta del
“Cartel de los Soles”43
. La información de El Nacional se limita a repetir lo
publicado anteriormente por la Voz de América.
A mediados de abril el diario nicaragüense La Prensa publicó el titular
“Ejército de Nicaragua en operación para golpear el ‘Cartel de los Soles’, al
que vinculan a Nicolás Maduro”. En realidad la noticia se refiere a la
“Operación Orión V” una campaña naval internacional constituida por
varios países de la región para luchar contra el narcotráfico, pero que el
diario aprovecha para afirmar la existencia del “Cartel de los Soles” y su
vinculación con Nicolás Maduro44
.
Como era de esperar los reportajes con informaciones espectaculares
empezaron a tomar vuelo, el portal Infobae incluso encuentra nexos entre el
Cartel de Sinaloa y el de los Soles en territorio venezolano:
Venezuela viene cumpliendo un rol protagónico en el tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa.
Desde finales de los años noventa, la organización fundada por Joaquín “El Chapo” Guzmán, y el Cártel de los Soles —ligado a Nicolás Maduro— encontraron una ruta segura que les permite traficar drogas desde Colombia a Estados Unidos 45
.
En otro reportaje de este mismo medio que utiliza como fuente al ex
director de Operaciones Internacionales de la DEA (Agencia Antidrogas
Estadounidense), Mike Vigil, se afirma que ambos cárteles estarían
introduciendo en EE.UU. entre 200 y 250 toneladas de cocaína al año 46
.
A partir de ahora el bombardeo de notas será continuo y se reproducen
titulares sin sustento que se limitan a reproducir y reciclar lo dicho por
otros, siempre con marcados rasgos sensacionalistas que sean atractivos a
audiencias adocenadas. Ejemplo de ello es el titular de la revista Militar
Digital Diálogo: “Régimen de Venezuela llena sus bolsillos con dinero del
narcotráfico” 47


El futuro del “Cartel de los Soles”
Junto a la recompensa ofrecida por el presidente Nicolás Maduro, también
se puso precio a la cabeza de otros funcionarios o exfuncionarios
venezolanos. Entre ellos cabe destacar Clíver Alcalá, por quien la
recompensa era de diez millones de dólares, el doble que por el Chapo
Guzmán, y quien llevaba ya varios años viviendo en Colombia siendo muy
crítico con el gobierno de Maduro, llegando incluso a colaborar con quienes
intentaron la invasión a Venezuela en la Operación Gedeón 48
.
Alcalá se entregó a la DEA días después de publicada la recompensa
por su captura, lo que de nuevo impulsó múltiples titulares sobre el
funcionamiento del “Cartel de los Soles”. Como el del diario británico The
Telegraph: “El ‘Cartel de los Soles’: cómo la Venezuela de Maduro y sus
generales supuestamente construyeron un gran imperio de drogas” 49
.
No cabe duda de que el antiguo desertor convertido en colaborador de la
DEA “aportará” nueva información. Debe hacerlo porque en estos
momentos el narcotráfico es el puntal principal de ataque de EE.UU. contra
Venezuela y la excusa para llevar a cabo todo tipo de agresiones contra su
gobierno y para ello necesita nuevos informantes que den un cariz de
renovada veracidad a sus acusaciones.

La “Mafia de Guaidó”
A principios del año 2019, Juan Guaidó, un político prácticamente
desconocido, fue elegido presidente de la Asamblea Nacional (Poder
Legislativo), para posteriormente “autoproclamarse” presidente
“encargado” de la República Bolivariana de Venezuela en el transcurso de
un mitin. Inmediatamente el gobierno de Donald Trump y gran parte de
América Latina y Europa Occidental dieron su apoyo y reconocimiento a
Guaidó. Este reconocimiento internacional es sin duda un nefasto
precedente que no se había visto en la historia moderna del Derecho
Internacional en América Latina, donde a un presidente inventado por un
grupo de países se le otorga un cheque en blanco para actuar a su antojo en
contra de los propios principios democráticos.
Desde entonces la estrategia de Guaidó como “presidente interino”, ha
sido acabar con lo que denomina la usurpación del gobierno de Nicolás
Maduro. La narrativa de la usurpación le permitió a Guaidó y a sus aliados
occidentales, justificar cualquier tipo de actuación, ya fuera legal o ilegal,
pacífica o bélica, para derrocar a Nicolás Maduro. La involucración en
actuaciones de carácter ilegal y criminal por parte de Guaidó y quienes le
apoyan, es el motivo por el que hemos decidido llamar a este capítulo la
“Mafia de Guaidó”, término mucho más ajustado a la realidad que las
acusaciones sobre la existencia del “Cartel de los Soles”. El diccionario de
la lengua española de la Real Academia Española, otorga cuatro acepciones
a la palabra mafia:
1. f. Organización criminal y secreta de origen siciliano.
2. f. Cualquier organización clandestina de criminales.
3. f. despect. Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin
demasiados escrúpulos. La mafia del petróleo.
4. f. P. Rico. Engaño, trampa, ardid.
Menos la primera, todas las demás definiciones de mafia encajarían con
las acciones inescrupulosas impulsadas por Guaidó desde su
autoproclamación a principios del año 2019, como recibir el apoyo de
narcotraficantes, malversar activos económicos de la nación, incurrir en
actos de corrupción de los fondos recibidos en apoyo de su causa o intentar
dar golpes de Estado e invasiones paramilitares a su país, por mencionar
una parte del sinfín de cargos en su contra. A continuación, repasaremos
algunos de los hitos de la Mafia de Guaidó.
Pocas semanas después de su autoproclamación, se produjo la quema de
los camiones con supuesta ayuda humanitaria que se intentó introducir en
Venezuela desde la frontera en Colombia. Las portadas de los medios de
comunicación internacional cacarearon que fueron los esbirros de Maduro
los que quemaban la ayuda humanitaria que se intentaba introducir en
Venezuela. Pero una sencilla investigación de The New York Times dio al
traste con esta versión demostrando que fueron los propios manifestantes a
favor de Guaidó que al lanzar cocteles molotov a las fuerzas venezolanas
que resguardaban la frontera, acabaron incendiando los camiones con la
ayuda humanitaria50
.
En la madrugada del 30 de abril de 2019, Guaidó encabezó un intento
de golpe de Estado en Caracas con algunos efectivos de la Guardia
Nacional Bolivariana en las inmediaciones de la base militar de La Carlota,
con el que esperaba provocar un alzamiento militar y popular generalizado.
A este nuevo intento de golpe de Estado se le dio el altisonante nombre de
“Operación Libertad”, pero las aspiraciones de Guaidó quedaron en saco
roto, la asonada fue rápidamente controlada y los golpistas desarmados.
Pero Guaidó no solo se ha dedicado a desestabilizar Venezuela, también
ha actuado como jefe de Estado en los países que le han reconocido como
un “presidente interino”, aunque sin territorio ni población que gobernar.
Varios diplomáticos nombrados por Guaidó ocupan las sedes diplomáticas
en distintos países y en otros coexisten con los del gobierno de Maduro en
un status jurídico difícil de explicar. La influencia de Guaidó ha llegado a
organismos internacionales donde sus aliados son mayoría y en la
actualidad su enviado actúa como embajador de facto ante la OEA con
capacidad de voto51
.
Los delegados de Guaidó también se han apropiado de activos
económicos de Venezuela, como ocurrió con la empresa Citgo, situada en
territorio estadounidense y que fue confiscada por la administración de
Donald Trump tras la autoproclamación. Citgo posee tres refinerías en los
estados de Texas, Illinois y Luisiana (una de ellas la sexta más importante
de EE.UU.) así como una red de unas 10.000 gasolineras en todo el país, en
total valorada en aproximadamente 13 mil millones de dólares52
. Tras la
confiscación, el canciller Jorge Arreaza ha denunciado que se han reportado
en el primer trimestre de gestión, por parte de los delegados de Guaidó,
pérdidas en la administración de Citgo por 300 millones de dólares53
.
La gestión de Guaidó, más allá de su ilegalidad, ha estado manchada
por varios escándalos, algunos relacionados precisamente con su relación
con Cárteles de la Droga. Esta información, pese a la documentación y
evidencias existentes, es algo de lo que apenas han hablado los grandes
medios de comunicación internacional.
En septiembre de 2019 se publicaron unas comprometedoras imágenes
en las que Guaidó aparecía retratado con El Brother y El Menor, dos
comandantes del grupo paramilitar Los Rastrojos, un grupo colombiano
dedicado al paramilitarismo y el narcotráfico.

"
"
"
"
"
La mayoría de las rutas de la cocaína colombiana
no pasan por Venezuela
En todo el entramado del funcionamiento mediático y político del “Cartel
de los Soles”, algo que nunca dejará de sorprender es cómo toda la atención
es puesta sobre la supuesta relación del gobierno de Maduro en el tráfico de
drogas pero, sin embargo, se hace oídos sordos al incremento de la
producción de la cocaína en Colombia.
Venezuela no produce cocaína, lo que no es puesto en duda, pese a que
cierta prensa sensacionalista como el diario ABC, curtido en primicias
fantasiosas relacionadas con Venezuela, publique titulares como:
“Venezuela, puente del narcotráfico, se convierte también en productor”60
.
En esta noticia, que podría perfectamente calificarse como fake news, pese a
que la información procede de la denuncia del director de una organización
llamada FundaREDES, un tal Javier Tarazona, el diario la hace suya y
editorializa la información que aparece sin atribución de la fuente y
tampoco está entrecomillada, como exigiría el respeto más básico por las
reglas del periodismo.
Pero volviendo al tema de Colombia, es también un hecho constatado
por organismos internacionales y el propio gobierno de los EE.UU., que en
los últimos años se ha producido un incremento en territorio dedicado al
cultivo y la producción de cocaína.
En marzo de 2020, la organización Washington Office on Latin America
(WOLA por sus siglas en inglés), dedicada a la incidencia de los derechos
humanos en Latinoamérica, publicó un esclarecedor estudio de
investigación sobre las rutas de la droga desde Colombia a Venezuela
llamado “Más allá de la narrativa del narcoestado. Qué dicen los datos de
Control de Drogas de EE.UU. sobre Venezuela” (Ramsey & Smilde,
2020)61. Este estudio toma como referencia la Base de Datos Antinarcóticos
Consolidada (CCDB por sus siglas en inglés), una colección de múltiples
fuentes del tráfico de drogas a nivel global tomadas de datos de inteligencia
centradas en la detección y vigilancia de las rutas de los estupefacientes.
Los datos recogidos por la investigación de WOLA contradicen las
narrativas que afirman que Venezuela sería un narcoestado. En primer lugar,
se desmonta la afirmación del incremento del tráfico de cocaína y
narcóticos a través de Venezuela y, en segundo lugar, que la ruta más
utilizada para transportar la droga desde los países productores (Colombia,
Perú y Bolivia, que monopolizan la producción de cocaína en el mundo)
sería Venezuela.
Como podemos observar más adelante, en el primero de los gráficos
suministrados por las propias fuentes de inteligencia estadounidenses
(CCDB), (Ramsey and Smilde, 2020, p.5), la ruta menos utilizada para
transporte de la droga sería Venezuela, que para el año 2017, según los
datos más recientes, significaría tan solo el 7% del transporte total de
drogas. El transporte directamente desde el Caribe colombiano sería de un
9%, pero el grueso del tráfico se realiza a través de la ruta del Pacífico
incluyendo las Islas Galápagos que aglutina el 84% del transporte. Pero
además al observar el trienio contemplado en el estudio (2015-2017) el uso
de la vía del Este del Caribe, que correspondería a Venezuela, bajó de 10%
a 7%.
En el segundo de los gráficos representados en el informe de WOLA
(Ramsey & Smilde, 2020, p.6), que representa el tráfico aéreo de aeronaves
que transportaría droga y cuya fuente es la comisión del Senado de EE.UU.
para el Control Internacional de Narcóticos, es notoriamente mayor el
transporte reflejado procedente de la Costa del Pacífico y la costa
colombiana en el Caribe que desde Venezuela.
Pero estas no son las únicas fuentes y datos que debemos de tomar en
consideración. En otro informe realizado en el año 2017 por WOLA, se
representa la nefasta política por parte de Colombia en la erradicación de
plantaciones de coca (Isacson, 2017)62
. Con datos provenientes del
Departamento de Estado de EE.UU. y de la Oficina de las Naciones Unidas
contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés),
comprobamos cómo en los últimos años todas las fuentes coinciden en que
la erradicación de droga ha descendido drásticamente al mismo tiempo que
ha ocurrido una expansión de los cultivos.

"
"
De hecho, los cientos de miles de hectáreas cultivadas entre el 2017 y
2019 han alcanzado cada año máximos históricos, y en el año 2019, datos
no reflejados en el anterior gráfico, habrían llegado a las 212 mil hectáreas,
superando con creces las cifras plasmadas en el gráfico e incrementando en
un 2% la superficie de cultivos identificados para el año 201863
.
Estas investigaciones aportan datos concretos que desmitifican la
supuesta colaboración entre el gobierno venezolano y los cárteles del
narcotráfico, al mismo tiempo que nos muestran cómo Colombia, el aliado
preferido de EE. UU. en la región no solo es el mayor productor de cocaína,
sino que está reforzando cada año su posición en este mercado ilegal. Los
esfuerzos y las críticas deberían ir dirigidas a cortar la producción y tráfico
provenientes de Colombia y dejar en paz a Venezuela.


Conclusiones

Después de la lectura de este trabajo y haber analizado las fuentes más
“reputadas” en materia de estudio del “Cartel de los Soles”, la conclusión
más importante es que no existe tal Cartel. En el peor de los casos habría
bandas delictivas en Venezuela que se dedican al narcotráfico, pero esto no
constituye en ningún caso una política de Estado en Venezuela.

La estrategia de EE.UU. es mostrar y demostrar a la opinión pública
internacional que Venezuela es un estado canalla, para de esta manera poder
justificar cualquier agresión que en otras circunstancias sería inconcebible.
De ahí surgen situaciones surrealistas desde la perspectiva de la Ciencia
Política, como es que los países occidentales que se autoproclaman como
democráticos, reconozcan como el legítimo jefe de Estado al impostor Juan
Guaidó.

Los organismos internacionales que han investigado sobre el “Cartel de
los Soles” no tienen pruebas de su existencia, por ello la manera de dar
credibilidad a sus informaciones pasa por la utilización de medios de
comunicación que a su vez carecen de fuentes rigurosas. Esta es la forma en
que, dando vueltas y revueltas, citándose unos medios a otros, junto a
supuestos especialistas, la información es finalmente blanqueada, aunque
más allá del envoltorio no exista más que un inmenso vacío. El resultado es
que organismos como la JIFE, incurren en especulaciones similares a los
medios de comunicación convirtiendo indicios especulativos en pruebas y
haciéndole el juego a actores políticos nefastos como la Administración
Trump.
A quienes son señalados como narcotraficantes en el gobierno de
Venezuela y su Fuerza Armada Nacional Bolivariana no les respetan
garantías básicas y en las acusaciones en su contra rige la presunción de
culpabilidad, aniquilando los postulados básicos del Estado de Derecho.

La administración Trump, la DEA, el Departamento de Justicia y los
servicios de inteligencia, son los artífices en la construcción del mito del
“Cartel de los Soles”. De hecho, son la fuente principal y única que
alimenta este mito mediante la “filtración” de informaciones procedentes de
fuentes anónimas sin verificación. Al mismo tiempo constituyen el
principal actor de desestabilización política en Venezuela con su apoyo
irrestricto al autoproclamado “presidente interino” y azuzando todo tipo de
aventuras incluyendo invasiones terroristas. Si no se detiene el devenir de
los acontecimientos pueden derivar en consecuencias devastadoras para la
región.

Esperemos que este trabajo logre generar un debate serio en torno a la
inexistencia del “Cartel de los Soles”, y que los organismos, medios de
comunicación, instituciones y personas directamente señaladas en este
estudio como sesgadas y poco rigurosas contesten, ofrezcan argumentos y
pruebas de que ellos son quienes tienen la razón y que yo, en el mejor de los
casos estoy equivocado, y en el peor, soy un tarado mental. Sin embargo,
intuyo que los señalados responderán como siempre, con el silencio,
escondiéndose en el hecho de que poseen los medios de difusión
hegemónicos y que por lo tanto tienen el dominio sobre la verdad, lo que les
exime de dar ningún tipo de razón a mis alegatos. De hecho, responderme
significaría exponerse y eso difuminaría el halo de verdad en el que se
disfrazan y que no es más que una rotunda mentira.
por delta074
el Miér 16 Sep - 20:06
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Venezuela un estado fallido ?
Respuestas: 871
Vistos: 10148

Tirania de Nicolas Maduro

Hola compatriota Seijas, veo que están muy creativo con las novelas y los fake news.

Aca te pongo un articulo de investigacion de @FernandoCasadoG desmonta por completo el mito del llamado Cartel de los Soles. Otra mentira fabricada en laboratorios mediáticos de EEUU y falsas ONG's, para agredir a Venezuela. ¡Seguimos combatiendo las #FakeNews!.

Estas investigaciones aportan datos concretos que desmitifican la supuesta colaboración entre el gobierno venezolano y los cárteles del narcotráfico, al mismo tiempo que nos muestran cómo Colombia, el aliado preferido de EE. UU. en la región no solo es el mayor productor de cocaína, sino que está reforzando cada año su posición en este mercado ilegal. Los esfuerzos y las críticas deberían ir dirigidas a cortar la producción y tráfico provenientes de Colombia y dejar en paz a Venezuela.

Si quieren ver fotos e imagines, dirigirse al link

Fernando Casado
EL MITO DEL "CARTEL DE LOS SOLES"
http://mppre.gob.ve/wp-content/uploads/2020/07/Ensayo-El-Mito-del-Cartel-de-los-Soles.pdf
Narcotráfico, crimen organizado y política en Venezuela
1.ª edición digital, Fundación Editorial El perro y la rana, 2020
© Fernando Casado, 2020
© Fundación Editorial El perro y la rana, 2020
Centro Simón Bolívar, Torre Norte, piso 21, El Silencio,
Caracas - Venezuela, 1010.
Teléfonos: (0212) 768.8300 / 768.8399
www.elperroylarana.gob.ve
www.mincultura.gob.ve
Hecho el Depósito de Ley
ISBN: 978-980-14-4687-3
Depósito legal: DC2020000520

Introducción

En el año 2017 publicamos un trabajo referido al escándalo del “Cartel de
los Soles”, que calificamos como “un nuevo invento para atacar a
Venezuela” (Casado, 2017). El objetivo de nuestro trabajo desde el
principio fue encontrar cualquier tipo de prueba, más allá de rumores,
sospechas o especulaciones, que nos pudieran encaminar a probar la
existencia del famoso “Cartel de los Soles” que tantos titulares de la
reputada prensa internacional ocupaba.

Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa y la falta de pruebas en
aquella ocasión nos llevó a concluir que el cacareado “Cartel de los Soles”,
tal y como lo retrataban los medios de comunicación, simplemente no
existía.

El “Cartel de los Soles” sería una construcción cuyo objetivo fue y
sigue siendo, retratar a Venezuela como un narcoestado, es decir, un Estado
canalla con el que ni se puede ni se debe negociar nada
. Aparejada a esta
narrativa Nicolás Maduro no sería un presidente sino el capo del Cartel, y
por lo tanto estaría desposeído del poder y legitimidad que tienen los jefes
de Estado. Es más, Maduro no sería ya considerado como un dictador sino
como un delincuente que, junto a su camarilla de secuaces, estaría
enriqueciéndose gracias al negocio de la droga. En consecuencia, cualquier
intervención para derrocar a un gobernante convertido en narco y acabar
con la organización ilegal que gobernaría Venezuela, estaría justificada.
De hecho, con el pasar del tiempo este relato se ha ido fomentando e
incrementando junto a la hostilidad del ultraconservador gobierno de
Donald Trump, que ha obstaculizado cualquier tipo de acercamiento entre
oposición y gobierno en Venezuela y sueña con una intervención armada en
el país y un desenlace como el de Manuel A. Noriega en Panamá en 1989.

Cuatro años después de nuestro primer estudio sobre el “Cartel de los
Soles”, el objetivo sigue siendo el mismo, recabar las pruebas que
demuestren su existencia. Pero más importante todavía es encontrar los
nexos entre Nicolás Maduro y sus altos funcionarios con la organización
delictiva.
Los medios de comunicación y ciertas organizaciones interesadas no
han dejado de publicar titulares altisonantes que tratan de posicionar a la
República Bolivariana de Venezuela como un Estado canalla. Recientes
informes y titulares afirman sin tapujos la relación del gobierno de
Venezuela con el narcotráfico: “Venezuela: ¿Un Estado mafioso? Venezuela
se ha convertido en un eje del crimen organizado en la región” (Insight
Crime, 2018)1
; “Venezuela, puente del narcotráfico, se convierte también en
productor”2
; “Régimen de Venezuela llena sus bolsillos con dinero del
narcotráfico”3
; “Los papeles que explican el 'narcotráfico de Estado' en la
Venezuela chavista”4
.
La imposición a la opinión pública internacional de que efectivamente
Venezuela es un narcoestado justificó que, en medio de la pandemia del
coronavirus a finales de marzo de 2020, EE.UU. haya puesto precio a la
cabeza de Nicolás Maduro por 15 millones de dólares.
Nuestra intención es dilucidar cuánto hay de cierto en estas acusaciones
que para la prensa y ciertos actores políticos han sido siempre pruebas
irrefutables, a pesar de la falta de fuentes rigurosas y estudios fiables.
Advertencia del autor en torno a la presente
investigación
Como ya se ha mencionado, durante el transcurso de la presente
investigación nuestro mayor objetivo ha sido conseguir pruebas de la
existencia del “Cartel de los Soles”, por ello, se hicieron todas las gestiones
para conseguir más información de aquellas fuentes que afirmaron tener la
certeza de la existencia de pruebas o publicaron información
comprometedora sobre el “Cartel de los Soles”.

Se trató entonces de contactar con diversas fuentes para la consecución
de mayores insumos. En primer lugar, se contactó con la Junta Internacional
de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), órgano supuestamente
independiente adscrito a la Organización de Naciones Unidas (ONU), y que
como analizaremos posteriormente en profundidad, afirmó en su informe de
2019, publicado a principios de 2020, tener evidencias de la existencia del
“Cartel de los Soles”. En segundo lugar, se contactó con la organización
Insight Crime, que en uno de sus informes con fecha de 2018 dedicado a
Venezuela aseveró haber contactado con fuentes anónimas del
Departamento de Justicia. Su codirector Jeremy McDermott, le concedió
entrevistas a una cantidad incontable de medios de comunicación y, en
nuestro caso, ni se dignaron a contestarnos los correos electrónicos.
Finalmente, también se contactó con el periodista del Herald Tribune,
Antonio María Delgado, quien aseguró que su diario habría tenido acceso
“a la solicitud de extradición del exjefe de espías chavista Hugo Carvajal”,
un documento “de 140 páginas que muestra una detallada radiografía del
denominado “Cartel de los Soles”5
.
Hasta el momento de haber entregado para su publicación el presente
trabajo, no hubo ninguna respuesta de quienes supuestamente tendrían las
pruebas de la existencia y funcionamiento del “Cartel de los Soles”. Este
silencio sí constituye una prueba de la falta de transparencia y acceso a los
datos en torno a una organización a la que se ha venido a llamar “Cartel de
los Soles”, que de acuerdo a nuestra hipótesis, pertenece más al mundo de
las hadas y los unicornios que al mundo real.
Recordando el “Cartel de los Soles” y el escándalo
inicial
Existe un amplio consenso en que la existencia del “Cartel de los Soles” se
remonta a principios de la década de los noventa, concretamente a 1993
“cuando dos generales de la Guardia Nacional, el jefe antinarcóticos Ramón
Guillén Dávila y su sucesor Orlando Hernández Villegas, fueron
investigados por narcotráfico” (Insight Crime, 2018, p. 6), es decir, el
término fue utilizado por primera vez mucho antes de la aparición en escena
de la Revolución Bolivariana.
Desde la llegada al poder del presidente Hugo Chávez fueron
recurrentes las acusaciones en su contra por supuesta colaboración con la
llamada “narcoguerrilla” de las FARC. Nunca se llegaron a presentar
pruebas, pero la relación entre el narcotráfico y la Revolución Bolivariana
aparecía de manera recurrente en los medios de comunicación. De hecho,
fue uno de los puntales para desprestigiar al proceso revolucionario. El
reputado diario británico The Guardian publicó en el año 2008 extensos
reportajes con titulares como: “Revelado: El rol de Chávez en el camino de
la cocaína hacia Europa”6
. Pero siempre nos topamos con la misma carencia
de fuentes mínimamente rigurosas.
El clímax del escándalo del llamado “Cartel de los Soles” irrumpió en el
año 2015, con la entrega a los servicios secretos de EE.UU. de Leamsy
Salazar, miembro de la seguridad del presidente Hugo Chávez y
posteriormente de Diosdado Cabello, que fue convertida en la prueba
viviente de la existencia de una organización de narcotraficantes liderada
por altos funcionarios del gobierno de Maduro y militares de alta
graduación de las Fuerzas Armadas, por ello se le llamó el “Cartel de los
Soles”.
La prensa internacional llegaba a disputarse el “honor” de haber dado la
primicia, como todavía lo sigue haciendo el derechista diario ABC de
España que en una nota publicada el 26 de marzo de 2020 tituló: “ABC
destapó en exclusiva la vinculación del régimen chavista de Venezuela con
el narcotráfico”7
. Según el diario español, posteriormente The Wall Street
Journal corroboraría la noticia destapada por ABC. Esta imagen era la que
ilustraba la cercanía de Leamsy Salazar a Chávez y Cabello y daba
credibilidad a sus testimonios:



Como asistente en permanente acompañamiento de Cabello, Salazar fue testigo de situaciones y
conversaciones que incriminan al presidente de la Asamblea Nacional. En concreto, le vio dar
órdenes directas para la partida de lanchas cargadas con toneladas de cocaína y ha aportado
evidencias sobre lugares donde se almacenan montañas de dólares en efectivo procedentes de ese
negocio ilícito, según las fuentes conocedoras de la investigación, llevada a cabo por la
Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) de EE.UU.8
.
A mediados de mayo de 2015, los principales diarios estadounidenses
dieron crédito a las acusaciones del Departamento de Estado y la DEA con
jugosos reportajes. The Wall Street Journal publicó el titular: “Oficiales
venezolanos sospechosos de convertir el país en un centro de distribución
internacional de la cocaína”9
.
Inmediatamente, el resto de la prensa estadounidense publicó notas muy
similares: The New York Times.: “EE.UU. centra su amplia investigación
sobre cocaína en altos oficiales venezolanos”10; The Washington Post: “Un
cartel de la droga en el poder en Venezuela”11
.
De esta forma, la prensa estadounidense se convertía en un amplificador
de la propaganda de los servicios de inteligencia de su país e instalaba en el
resto de la prensa occidental al “Cartel de los Soles” como una banda
criminal, cuyos capos eran los dirigentes del gobierno de Venezuela.
El único problema de toda la información publicada fue que no existió
ni una sola evidencia de las acusaciones vertidas. Como ha analizado la
organización dedicada a la exposición del trabajo de los medios de
comunicación Equidad & Precisión en la Información (FAIR, por sus siglas
en inglés), las únicas fuentes fueron anónimas, procedentes del
Departamento de Justicia y el testimonio de un desertor (Koerner & Vaz,
2019)12
.
Tras la prensa estadounidense vendrían los diarios españoles y
latinoamericanos que amarillearían todavía más los supuestos hechos en su
búsqueda de oportunidades de ventas y primicias, la realidad ficcionada
continuó derivando en relatos fantásticos. Los españoles llevaron la batuta.
El Mundo. tituló: “Exchavistas señalan a Diosdado Cabello como jefe del
narco”13
, por cierto, el texto tuvo al Wall Street Journal como única fuente.
El País. sacó el jugoso reportaje “Nueva luz sobre el misterioso ‘Cartel de
los Soles’”14
, pero que no contó nada concreto y es una oda a la
especulación, y el que no me crea que pierda su tiempo leyendo el artículo.
Pero la falta de rigor periodístico todavía empeoró en crónicas aparecidas
en el diario La Razón: “O cargábamos la droga o nos mataban”, que inventó
sin pudor pero con mucho descaro, que en incautaciones de droga ocurridas
tres años antes la “DEA estadounidense cree que está involucrado el Cartel
de los Soles”15
.
Pero en esta ocasión, como en tantas historias relacionadas con
Venezuela, la prensa fue fuente suficiente para la misma prensa, cuando el
origen de la información son filtraciones anónimas de los servicios de
inteligencia. Así ha ocurrido en incontables ejemplos de antiperiodismo
relacionados con la Revolución Bolivariana, como cuando “Hugo Chávez
ofreció a Rusia su territorio para bases militares”16 (Casado, 2011); o
cuando el propio Chávez planeó junto “con Irán construir una villa
nuclear”17
. Al igual que los narcotraficantes lavan el dinero proveniente de
sus actividades ilegales en empresas legales, los servicios de inteligencia
convierten su propaganda en noticias a través de los medios de
comunicación (Casado, 2015).
La caída en el olvido del “Cartel de los Soles”
durante cuatro años
Tras la euforia periodística de mediados de 2015, el “Cartel de los Soles”
desapareció de los titulares de la prensa internacional, para aparecer
únicamente de manera intermitente en webs y diarios de poca monta.
Así encontramos notas en el año 2016 en El Nuevo Herald: “Arrestan a
oficial venezolano, presunto miembro del ‘Cartel de los Soles’”18; en el
2017 en Panam Post: “El ‘Cartel de los Soles’ opera en todos los niveles de
las Fuerzas Armadas de Venezuela: vicepresidente colombiano”19; y, en el
2018 en CyberCuba.: “Exsicario de Pablo Escobar: ‘Nicolás Maduro es el
gran capo del Cártel de los Soles’”20
.
Pero qué sorprendente que a pesar de la gravedad del expediente del
“Cartel de los Soles” no hemos vuelto a saber nada de los avances de las
investigaciones durante casi un lustro, ¿qué fue de las pruebas y los
testigos?, ¿dónde están las toneladas de polvo blanco que los militares
venezolanos de alta graduación se supone que transportan regularmente a
EE.UU. y a Europa?
Hace cinco años, los diarios del mundo occidental al unísono cacarearon
y replicaron la información que interesadamente les iban “filtrando” la
DEA, el Departamento de Justicia y otros servicios de inteligencia, que
sabemos es una práctica recurrente como parte de su trabajo de
desinformación y propaganda. Aun así, ni un solo periodista de las
reputadas salas de redacción de los grandes periódicos puso en tela de juicio
la existencia del “Cartel de los Soles”. Pero tampoco nadie se volvió a
preguntar qué fue de los artífices del narcoestado venezolano, nadie quiso
investigar hasta dónde han llegado las indagaciones y pesquisas
judiciales21
. El periodismo de investigación no está de moda y menos si el
resultado es que no hay nada de nada, cero ventas, no más primicias, nos
quedamos sin sangre. Pero ahora una vez más, se repite el juego, los
servicios de inteligencia vuelven a posicionar el caso del “Cartel de los
Soles” y a través de los medios publican las nuevas “desinformaciones” sin
chistar.


El regreso del “Cartel de los Soles”
La impaciencia de EE.UU. por derrocar a Nicolás Maduro, aunado a la
pérdida de legitimidad de Juan Guaidó entre los suyos (como explicaremos
posteriormente en este trabajo), se encuentran entre las causas que han
provocado que el tema haya sido posicionado con fuerza una vez más en los
medios de comunicación, a partir de la segunda mitad del año 2019. En esta
ocasión, aunque la falta de pruebas es la misma de siempre, al
Departamento de Justicia le han hecho el juego no solo los medios de
comunicación, sino también la Junta Internacional de Fiscalización de
Estupefacientes, un organismo teóricamente independiente vinculado a las
Naciones Unidas. Pero analicemos primero el comportamiento de los
medios de comunicación y organizaciones tipo think tanks afines a los
servicios de inteligencia de EE.UU.
Insight Crime: La fundación con una fe ciega en
la existencia del “Cartel de los Soles”
La Fundación Insight Crime, que se define como un híbrido: “parte medio
informativo, parte medio académico y parte centro de pensamiento”22
, ha escrito mucho sobre el “Cartel de los Soles”, desgraciadamente
reproduciendo la misma desinformación que ha caracterizado todo lo que
conocemos sobre esta organización delictiva. Insight Crime en su página
web en el perfil que tiene dedicado a Venezuela establece:
Hay evidencia que indica que, a partir de la mitad de la primera década del siglo XXI, elementos
corruptos en las fuerzas de seguridad intensificaron su papel en el negocio [del tráfico de drogas],
formando una red informal denominada el "Cartel de los Soles"23
.
Las pruebas como siempre brillan por su ausencia, pero esperábamos
encontrarlas en el informe que en el año 2018 publicó Insight Crime
titulado “Venezuela ¿Un Estado mafioso?”, en el que dedican un capítulo al
“Cartel de los Soles” (Insight Crime, 2018)24
.
Como repetiremos hasta la saciedad, la obsesión de nuestro trabajo es
encontrar las pruebas, más allá de las benditas evidencias, sospechas y
especulaciones. Pero el informe señalado nos advierte:
Tenemos 123 archivos. Sin embargo, por motivos legales no publicaremos la lista completa. En
lugar de eso adjuntamos aquí algunos datos de aquellos contra quienes creemos tener evidencia
muy sólida.
Pero al tratar de encontrar la solidez de las evidencias, las fuentes que
pudieran llevarnos a conocer más sobre el “Cartel de los Soles” y los altos
cargos del gobierno de Maduro, lo que encontramos es poco convincente.
El primero de los implicados sería Diosdado Cabello, a quien se señala
como el número dos del gobierno de Maduro: “Fuentes del Departamento
de Justicia de Estados Unidos hablaron sobre Cabello con Insight Crime
bajo condición de anonimato”. Primera fuente encontrada, anónima, pero
además es poco sustancioso lo que aportó en relación con el supuesto
criminal:
Mire, este tipo está metido hasta el cuello en todo tipo de actividades ilegales en Venezuela y estamos armando un caso contra él. Pero sabe cómo protegerse y mantener distancia del trabajo sucio’, señaló la fuente (p. 17).
El segundo de los señalados sería el entonces vicepresidente Tareck El
Aissami, el informe (p.18) primero hace referencia a una nota publicada por
la propia Fundación Insight Crime de 2017 que llevó por título “Nuevo
vicepresidente de Venezuela vinculado al narcotráfico”25, y al leer esta nota,
la única fuente para tales afirmaciones es: “El Aissami había sido vinculado
con el narcotráfico en varios informes periodísticos en los que se
mencionaba a funcionarios estadounidenses cuya identidad no fue
revelada”. Es decir, este “centro de pensamiento” usa como referencia a los
medios de comunicación y estos a fuentes anónimas, la fórmula no se basa
en la credibilidad del mensaje, sino que la credibilidad del mensajero es
suficiente para no dudar del mensaje.
El tercer mencionado en el informe sobre el entramado del “Cartel de
los Soles” es Néstor Reverol, entonces ministro de Relaciones Interiores y
comandante de la Guardia Nacional Bolivariana, en su caso el informe
señala:
El pliego de cargos en su contra afirma que Reverol alertó a narcotraficantes de operativos contra ellos, obstruyó investigaciones, puso en libertad a narcos arrestados y se aseguró de que se devolviera narcóticos incautados a los traficantes (p. 18).
Fuentes en las que se avale dicha información: ninguna.
Por último, el informe señala que “Cilia Flores, esposa del presidente
Maduro y por tanto, la Primera Dama, también se ha visto implicada en
narcotráfico por asociación”. La asociación sería la condena de sus sobrinos
acusados de narcotráfico en EE.UU. y las investigaciones realizadas por
este mismo delito en contra de su hijo. Eso para el informe ya la hace
culpable del delito de asociación ilícita. ¿Dónde queda la presunción de
inocencia? Vaya usted a saber.
Pero la propia definición y existencia del “Cartel de los Soles” es
bastante contradictoria, hasta el punto de que Insight Crime estaría
reconociendo que no existe tal organización o por lo menos no se puede
afirmar que esté vinculada y controlada por el Gobierno bolivariano:

Las estructuras narcotraficantes en el estado venezolano no son un cartel, sino una serie de redes
muchas veces antagónicas enquistadas dentro del régimen chavista, con nexos que se remontan a
casi dos décadas (p.18).
En conclusión, El “Cartel de los Soles” “no es un cartel”, sino redes
delictivas “muchas veces antagónicas”.
Pero el informe menciona a otros altos funcionarios venezolanos.
¿Saben de dónde se obtienen las fuentes? Nada más y nada menos que de
los computadores de Raúl Reyes. Aquellos computadores que tuvieron una
alta resonancia mediática y política internacional después de la Operación
Fénix, ocurrida en el año 2008 y por la que Colombia invadió el territorio
ecuatoriano y fueron asesinados varios miembros de las FARC, junto a
estudiantes universitarios mexicanos que estaban en el campamento durante
el ataque. Aunque en el informe de Insight Crime la supuesta información
de estas computadoras es motivo suficiente para incriminar a un nutrido
número de venezolanos que han ejercido altos cargos políticos y militares,
hasta el momento, en más de una década, ni un solo tribunal ha utilizado
esta información como prueba. ¿Por qué? Pues porque en la incautación de
las famosas computadoras se rompió la cadena de custodia y hoy en día no
sabemos ni siquiera si las computadoras existieron o fueron “sembradas”
por el ejército/gobierno de Colombia, cuyo jefe de Estado para la época era
Álvaro Uribe Vélez.
Un problema adicional en relación con la Fundación Insight Crime, no
es únicamente la falta de rigor y credibilidad de los informes que publican
sobre el “Cartel de los Soles”, que como vemos no aguantan un mínimo
análisis, sino que esta información y los voceros de esta fundación son
frecuentemente utilizados por los medios internacionales para dar
credibilidad a sus notas periodísticas. Ejemplo de ello es el reportaje de la
BBC titulado “Recompensa por Maduro: qué se sabe del ‘nebuloso’ ‘"Cartel
de los Soles’, acusado de ‘inundar con cocaína’ EE.UU. desde
Venezuela”26
, publicado a finales de marzo del año 2020, donde Jeremy
McDermott, codirector y cofundador de Insight Crime, es con diferencia la
fuente más citada por el reportero.
La Junta Internacional de Fiscalización de
Estupefacientes (JIFE) entra en el juego
La JIFE es un órgano que se define a sí mismo como independiente y cuasi
judicial, constituido por expertos y que fue establecido en virtud de la
Convención Única de 1961 sobre estupefacientes. Está integrada por trece
miembros, diez elegidos por el Consejo Económico y Social de la ONU y
tres por la Organización Mundial de la Salud. Sus miembros una vez
elegidos deberían ejercer sus funciones imparcialmente y a título personal,
con total independencia de los gobiernos27
.
En su informe del año 2019 concretamente en el párrafo 578, la JIFE
mencionó expresamente por primera vez al “Cartel de los Soles”, pareciera
que por fin un organismo serio y de reputado prestigio nos iba a dar
mayores datos sobre esta organización delictiva. Sin embargo, de nuevo se
habla de “indicios” en la colaboración de las Fuerzas Armadas Bolivarianas
con el “Cartel de los Soles”.
578. En los últimos años, los grupos delictivos organizados han transportado grandes cantidades
de drogas ilícitas a Europa y los Estados Unidos desde Colombia, pasando por la República
Bolivariana de Venezuela. Para controlar ese tráfico, en particular el tráfico de cocaína a través de
Centroamérica con destino a los Estados Unidos, los grupos delictivos organizados controlan los
puertos marítimos y utilizan aeronaves ligeras, con las que realizan vuelos ilegales. Hay indicios
de que, en la República Bolivariana de Venezuela, los grupos delictivos han logrado infiltrarse en
las fuerzas de seguridad gubernamentales y han creado una red informal conocida como el
“Cartel de los Soles” para facilitar la entrada y salida de drogas ilegales (JIFE 2020)28
.
Es decir, la misma falta de credibilidad en las fuentes de información
que siempre se ha identificado. El problema es que en esta ocasión es un
ente con personalidad jurídica internacional el que se une a las
especulaciones, a las que se dio una nueva vuelta de tuerca. Como era de
esperar el informe de la JIFE fue replicado por los medios de comunicación
que constantemente han sido utilizados como altavoces de la propaganda en
torno al “Cartel de los Soles”.
La organización Insight Crime sacó el titular: “JIFE reconoce influencia
del “Cartel de los Soles” de Venezuela en narcotráfico”29
. Por su parte, la
agencia de noticias EFE difundió esta información que fue replicada en la
prensa internacional en titulares como El diario.es: “La ONU ve indicios de
que el narco se ha infiltrado en las FF.AA. de Venezuela”30
. Es interesante
ver cómo el texto de esta noticia reproduce información de Insight Crime
volviendo a poner de manifiesto lo contradictoria que es la información
existente sobre el “Cartel de los Soles”:
El centro apunta que ‘no existe un árbol genealógico para una estructura tan nebulosa’ como la
del referido cartel, y que solo se cuenta con ‘una lista de nombres publicada’ por la Oficina de
Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro
estadounidense y "mucha especulación".
En resumen lo que tenemos hasta ahora es: a) Indicios por todas partes
pero ni una sola prueba; b) Una supuesta organización delictiva a la que se
denomina “Cartel de los Soles”, pero que no es un Cartel, ya que posee una
estructura nebulosa (más arriba Insight Crime describía al supuesto cartel
como un conjunto de redes delictivas antagónicas); c) La OFAC, actor
completamente interesado dependiente de la Casa Blanca, es el encargado
de determinar la lista de los miembros del “Cartel de los Soles”; d)
Demasiada especulación.
Tras la repercusión que tuvo el informe de la JIFE, Luis Otarola
Peñaranda, abogado miembro de la organización fue entrevistado por las
propias Naciones Unidas, y al ser interrogado sobre el “Cartel de los Soles”
se limitó a afirmar que las fuentes eran “confiables y verificadas”, pero
hasta ahora no conocemos ninguna de ellas31
.
Otra de las contradicciones, es que en el mismo Informe Anual 2019 de
la JIFE, en su párrafo 583, se establece que la incautación de clorhidrato de
cocaína en Venezuela durante el año 2018 fue de gran envergadura (35,5
toneladas) solo superado por Colombia (JIFE, 2020). A la hora de
interpretar este dato relativo a las incautaciones son varios factores que
debemos tener en cuenta: a) Venezuela no es productora de esta sustancia,
pero Colombia sí; b) El tránsito de la cocaína a través de Venezuela es
mucho menor que la que transita desde el Caribe colombiano y la cuenca
del Pacífico colombiano y ecuatoriano (como analizaremos en profundidad
más abajo) y por lo tanto, la incautación de las autoridades venezolanas es
en términos absolutos y relativos de gran envergadura; c) Ante este
volumen en materia de incautación de drogas es difícil pensar que exista
una política de Estado en Venezuela dedicada al tráfico de drogas.
Es interesante analizar brevemente los informes de la JIFE desde el año
2015, cuando revienta el caso del “Cartel de los Soles” a nivel mediático,
hasta 2020, cuando la JIFE hace mención por primera vez de esta
organización delictiva en su Informe para el año 2019. A Venezuela solo se
le menciona en los informes de 2017 y 2015, en los que fueron todo
parabienes por la gestión de este país en su lucha contra las drogas. El
párrafo 216 del informe de 2017 señaló un comportamiento modélico por
parte de la República Bolivariana de Venezuela:
216. La Junta observa que, desde la misión que envió a la República Bolivariana de Venezuela en
2014, el Gobierno ha adoptado una serie de medidas para aplicar las recomendaciones de la Junta
y que se han logrado progresos en determinados aspectos de la lucha contra las drogas. Poco
después de la misión de la Junta, el Gobierno aprobó el Plan Nacional Antidrogas 2015-2019, que
tiene por objeto reducir el uso indebido de drogas e intensificar las actividades de prevención al
respecto. La Oficina Nacional Antidrogas ha ampliado sus programas de educación contra las
drogas y de sensibilización sobre las actividades de reducción y prevención del consumo de
drogas en todo el país (JIFE, 2018)32
.
Algo parecido ocurre en el año 2015, donde Venezuela siempre ha
seguido los directrices acordadas por la JIFE:
193. La cooperación del Gobierno con la JIFE ha sido satisfactoria, como lo ha sido su
cumplimiento de los tratados de fiscalización internacional de drogas. Se está elaborando un
nuevo plan nacional de lucha contra las drogas. La Junta observa que el Gobierno sigue
trabajando para combatir el tráfico de drogas proveniente de los países vecinos y sigue
financiando eficazmente las actividades de los diversos organismos gubernamentales
responsables de la fiscalización y la prevención (JIFE, 2016).
Por estos motivos, no huelen hasta el momento nada bien las
acusaciones de la JIFE que reproducen las acusaciones sin sustento del
gobierno de EE.UU. Hasta que no se presenten pruebas sobre las
actividades del “Cartel de los Soles” en el tráfico de drogas con la anuencia
del gobierno de Venezuela y su participación en el mismo, consideraremos
el trabajo de la JIFE en el mejor de los casos como poco riguroso y en el
peor, como el trabajo de una organización tarifada de los gringos.
La lucha contra el “Cartel de los Soles” bajo la
égida de EE.UU.
Desde que Obama declarara mediante decreto a Venezuela una “amenaza
para la seguridad de EE.UU.”33
, las relaciones entre ambos países han ido
en caída libre, aunque nunca fueran buenas. La llegada de Donald Trump a
la Casa Blanca empeoró la situación, el ultraconservador presidente ha
hostigado a Venezuela repetidamente, no solo ha impuesto draconianas
sanciones económicas unilaterales prohibidas por el Derecho Internacional
(Casado, 2018), sino que en varias ocasiones ha amenazado, expresa34 y
tácitamente35, con intervenir militarmente este país.
El más reciente movimiento en contra de Venezuela, anunciado en
medio de la pandemia del coronavirus, ha sido ofrecer una recompensa por
la captura del presidente Nicolás Maduro por 15 millones de dólares36. Con
este anuncio se declaraba oficialmente al presidente venezolano como el
líder del “Cartel de los Soles” y se añadía el término narcotraficante a los de
dictador y presidente ilegítimo. A la luz, o mejor dicho sombras, de la falta
de veracidad en torno al “Cartel de los Soles”, la recompensa por el
presidente Nicolás Maduro pareciera una broma de mal gusto, pero
desgraciadamente EE.UU. lanzó un mensaje por el que validaba cualquier
acción en contra de Venezuela. Como titularía el diario El Nacional de
Venezuela pocos días después de emitida la recompensa: “Donald Trump
subasta a Nicolás Maduro”37
. Como consecuencia, tan solo unas semanas
más tarde se produciría el fiasco de intento de invasión de Venezuela en la
llamada Operación Gedeón. En conclusión, un total desconocimiento de la
legislación internacional e imposición de la Ley de la Selva.
La pantomima del fiscal general de Estados Unidos, William Barr, en su
acusación en contra el presidente Nicolás Maduro y el resto de los
señalados como miembros del “Cartel de los Soles”, más temprano que
tarde será parte de películas y documentales que mostrarán cómo en el año
2020 funcionaron las estrategias del imperialismo, pero por ahora son
peligrosos pasos belicistas que tienen un futuro inmediato incierto. El eje
principal de la acusación gira en torno a que el “Cartel de los Soles” se
habría marcado como objetivo: "Inundar Estados Unidos con cocaína e
imponer a los usuarios de este país sus dañinos y adictivos efectos"38
.
Mientras a Irak se le acusó de tener armas de destrucción masiva, en el caso
de Venezuela es la cocaína.
En la referida acusación, en la parte dedicada contra el presidente
Maduro, carente como siempre de sustento, identificamos un claro ejemplo
de lo que se ha venido a llamar como telenovelización de la política (Bouza,
2007), el uso de los recursos de las telenovelas, en este caso de capos y
mafiosos de moda en la actualidad, aplicados a la acción política:
En su papel de líder del Cártel de Los Soles, Maduro Moros negoció envíos de muchas toneladas
de cocaína producidas por las FARC; ordenó que el “Cartel de los Soles” proporcionara armas
militares a las FARC; coordinó relaciones exteriores con Honduras y otros países para facilitar el
tráfico de drogas a gran escala; y solicitó asistencia del liderazgo de las FARC para capacitar a un
grupo de milicianos no autorizados que funcionaba, en esencia, como una unidad de fuerzas
armadas para el Cártel de los Soles39
.

La prensa vuelve a la carga
Los medios de comunicación reprodujeron la acusación contra Maduro y
otros altos cargos del gobierno sin ponerla nunca en tela de juicio,
comprobar la veracidad de las fuentes o preguntarse por los intereses
geopolíticos de la acusación del fiscal general de EE.UU.
En realidad, el terreno para la nueva arremetida de la prensa
internacional contra Venezuela venía produciéndose desde septiembre del
2019, cuando un reportaje, una vez más de The Wall Street Journal,
despertó de la hibernación de cuatro años sin seguirle la pista al “Cartel de
los Soles” con el reportaje: “La Venezuela de Hugo Chávez trabajó para
inundar EE.UU. con cocaína, dice el Fiscal estadounidense” y por subtítulo:
“Documentos preparados por fiscales federales describen por primera vez el
posible rol del anterior presidente venezolano en el tráfico de drogas”40
. La
organización FAIR describió este texto de la siguiente manera: “el género
de ‘estado profundo’ de ficción alcanzó nuevas cotas con lo último sobre
Venezuela”41
. El reportaje de The Wall Street Journal lo escribió Juan
Forero, el mismo que dio la primicia en el año 2015, que por cierto en
ocasiones anteriores nunca me quiso dar una entrevista. Para variar, este
reportaje es fruto de “documentos confidenciales” a los que tuvo acceso The
Wall Street Journal, pero al atender a las fuentes se basa únicamente en la
acusación del fiscal y el testimonio de un desertor. En conclusión, sigue
existiendo el mismo tipo de argumentación de siempre: nada.
Pero la función de este reportaje donde en realidad The Wall Street
Journal no “había” accedido a “documentos confidenciales”, sino que se los
habían suministrado fuentes interesadas en que se diera a conocer la
información, allanó el terreno para que el supuesto papel del gobierno de
Venezuela en el narcotráfico ocupara las portadas de los medios de
comunicación internacionales una vez más.
Apenas un mes después, en la misma tónica de The Wall Street Journal,
el portal El Confidencial publica otros “documentos inéditos” que dieron
lugar al reportaje: “Los papeles que explican el 'narcotráfico de Estado' en
la Venezuela chavista”. La carrera por las primicias y por posicionar a
Venezuela como un país canalla dedicado al narcotráfico había vuelto a
comenzar. Este diario con total descaro afirmaba: “Venezuela es país de
procesamiento y de tránsito de la droga originaria de Colombia. Desde
2000, su justicia comenzó a investigar las conexiones del narcotráfico con
el Ejército y el Gobierno”.
Pocas semanas después de la anunciada recompensa por Maduro, la Voz
de América, que como se sabe pertenece al servicio de radio y televisión
internacional del gobierno de los EE.UU., publicó una entrevista al
viceministro de Seguridad de Honduras que llevó por título, Luis Suazo:
“Viceministro hondureño acusa a Venezuela de narcotráfico”42 y en donde
el diario señaló: “El viceministro de Seguridad, Luis Suazo, aseguró que el
100 por ciento de las aeronaves cargadas de cocaína y que pasan por
Honduras en tránsito hacia Estados Unidos, provienen de Venezuela”. Algo
que como veremos a continuación, al analizar las rutas de la cocaína, no
tiene ni pies ni cabeza. Esta información se reforzaría, ya en mayo de 2020,
cuando el diario El Nacional de Venezuela a través de las declaraciones de
Claudio Sandoval, embajador del gobierno de Juan Guaidó en Honduras
publicó el siguiente titular: “Honduras, Belice y Guatemala en la ruta del
“Cartel de los Soles”43
. La información de El Nacional se limita a repetir lo
publicado anteriormente por la Voz de América.
A mediados de abril el diario nicaragüense La Prensa publicó el titular
“Ejército de Nicaragua en operación para golpear el ‘Cartel de los Soles’, al
que vinculan a Nicolás Maduro”. En realidad la noticia se refiere a la
“Operación Orión V” una campaña naval internacional constituida por
varios países de la región para luchar contra el narcotráfico, pero que el
diario aprovecha para afirmar la existencia del “Cartel de los Soles” y su
vinculación con Nicolás Maduro44
.
Como era de esperar los reportajes con informaciones espectaculares
empezaron a tomar vuelo, el portal Infobae incluso encuentra nexos entre el
Cartel de Sinaloa y el de los Soles en territorio venezolano:
Venezuela viene cumpliendo un rol protagónico en el tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa.
Desde finales de los años noventa, la organización fundada por Joaquín “El Chapo” Guzmán, y el Cártel de los Soles —ligado a Nicolás Maduro— encontraron una ruta segura que les permite traficar drogas desde Colombia a Estados Unidos 45
.
En otro reportaje de este mismo medio que utiliza como fuente al ex
director de Operaciones Internacionales de la DEA (Agencia Antidrogas
Estadounidense), Mike Vigil, se afirma que ambos cárteles estarían
introduciendo en EE.UU. entre 200 y 250 toneladas de cocaína al año 46
.
A partir de ahora el bombardeo de notas será continuo y se reproducen
titulares sin sustento que se limitan a reproducir y reciclar lo dicho por
otros, siempre con marcados rasgos sensacionalistas que sean atractivos a
audiencias adocenadas. Ejemplo de ello es el titular de la revista Militar
Digital Diálogo: “Régimen de Venezuela llena sus bolsillos con dinero del
narcotráfico” 47


El futuro del “Cartel de los Soles”
Junto a la recompensa ofrecida por el presidente Nicolás Maduro, también
se puso precio a la cabeza de otros funcionarios o exfuncionarios
venezolanos. Entre ellos cabe destacar Clíver Alcalá, por quien la
recompensa era de diez millones de dólares, el doble que por el Chapo
Guzmán, y quien llevaba ya varios años viviendo en Colombia siendo muy
crítico con el gobierno de Maduro, llegando incluso a colaborar con quienes
intentaron la invasión a Venezuela en la Operación Gedeón 48
.
Alcalá se entregó a la DEA días después de publicada la recompensa
por su captura, lo que de nuevo impulsó múltiples titulares sobre el
funcionamiento del “Cartel de los Soles”. Como el del diario británico The
Telegraph: “El ‘Cartel de los Soles’: cómo la Venezuela de Maduro y sus
generales supuestamente construyeron un gran imperio de drogas” 49
.
No cabe duda de que el antiguo desertor convertido en colaborador de la
DEA “aportará” nueva información. Debe hacerlo porque en estos
momentos el narcotráfico es el puntal principal de ataque de EE.UU. contra
Venezuela y la excusa para llevar a cabo todo tipo de agresiones contra su
gobierno y para ello necesita nuevos informantes que den un cariz de
renovada veracidad a sus acusaciones.

La “Mafia de Guaidó”
A principios del año 2019, Juan Guaidó, un político prácticamente
desconocido, fue elegido presidente de la Asamblea Nacional (Poder
Legislativo), para posteriormente “autoproclamarse” presidente
“encargado” de la República Bolivariana de Venezuela en el transcurso de
un mitin. Inmediatamente el gobierno de Donald Trump y gran parte de
América Latina y Europa Occidental dieron su apoyo y reconocimiento a
Guaidó. Este reconocimiento internacional es sin duda un nefasto
precedente que no se había visto en la historia moderna del Derecho
Internacional en América Latina, donde a un presidente inventado por un
grupo de países se le otorga un cheque en blanco para actuar a su antojo en
contra de los propios principios democráticos.
Desde entonces la estrategia de Guaidó como “presidente interino”, ha
sido acabar con lo que denomina la usurpación del gobierno de Nicolás
Maduro. La narrativa de la usurpación le permitió a Guaidó y a sus aliados
occidentales, justificar cualquier tipo de actuación, ya fuera legal o ilegal,
pacífica o bélica, para derrocar a Nicolás Maduro. La involucración en
actuaciones de carácter ilegal y criminal por parte de Guaidó y quienes le
apoyan, es el motivo por el que hemos decidido llamar a este capítulo la
“Mafia de Guaidó”, término mucho más ajustado a la realidad que las
acusaciones sobre la existencia del “Cartel de los Soles”. El diccionario de
la lengua española de la Real Academia Española, otorga cuatro acepciones
a la palabra mafia:
1. f. Organización criminal y secreta de origen siciliano.
2. f. Cualquier organización clandestina de criminales.
3. f. despect. Grupo organizado que trata de defender sus intereses sin
demasiados escrúpulos. La mafia del petróleo.
4. f. P. Rico. Engaño, trampa, ardid.
Menos la primera, todas las demás definiciones de mafia encajarían con
las acciones inescrupulosas impulsadas por Guaidó desde su
autoproclamación a principios del año 2019, como recibir el apoyo de
narcotraficantes, malversar activos económicos de la nación, incurrir en
actos de corrupción de los fondos recibidos en apoyo de su causa o intentar
dar golpes de Estado e invasiones paramilitares a su país, por mencionar
una parte del sinfín de cargos en su contra. A continuación, repasaremos
algunos de los hitos de la Mafia de Guaidó.
Pocas semanas después de su autoproclamación, se produjo la quema de
los camiones con supuesta ayuda humanitaria que se intentó introducir en
Venezuela desde la frontera en Colombia. Las portadas de los medios de
comunicación internacional cacarearon que fueron los esbirros de Maduro
los que quemaban la ayuda humanitaria que se intentaba introducir en
Venezuela. Pero una sencilla investigación de The New York Times dio al
traste con esta versión demostrando que fueron los propios manifestantes a
favor de Guaidó que al lanzar cocteles molotov a las fuerzas venezolanas
que resguardaban la frontera, acabaron incendiando los camiones con la
ayuda humanitaria50
.
En la madrugada del 30 de abril de 2019, Guaidó encabezó un intento
de golpe de Estado en Caracas con algunos efectivos de la Guardia
Nacional Bolivariana en las inmediaciones de la base militar de La Carlota,
con el que esperaba provocar un alzamiento militar y popular generalizado.
A este nuevo intento de golpe de Estado se le dio el altisonante nombre de
“Operación Libertad”, pero las aspiraciones de Guaidó quedaron en saco
roto, la asonada fue rápidamente controlada y los golpistas desarmados.
Pero Guaidó no solo se ha dedicado a desestabilizar Venezuela, también
ha actuado como jefe de Estado en los países que le han reconocido como
un “presidente interino”, aunque sin territorio ni población que gobernar.
Varios diplomáticos nombrados por Guaidó ocupan las sedes diplomáticas
en distintos países y en otros coexisten con los del gobierno de Maduro en
un status jurídico difícil de explicar. La influencia de Guaidó ha llegado a
organismos internacionales donde sus aliados son mayoría y en la
actualidad su enviado actúa como embajador de facto ante la OEA con
capacidad de voto51
.
Los delegados de Guaidó también se han apropiado de activos
económicos de Venezuela, como ocurrió con la empresa Citgo, situada en
territorio estadounidense y que fue confiscada por la administración de
Donald Trump tras la autoproclamación. Citgo posee tres refinerías en los
estados de Texas, Illinois y Luisiana (una de ellas la sexta más importante
de EE.UU.) así como una red de unas 10.000 gasolineras en todo el país, en
total valorada en aproximadamente 13 mil millones de dólares52
. Tras la
confiscación, el canciller Jorge Arreaza ha denunciado que se han reportado
en el primer trimestre de gestión, por parte de los delegados de Guaidó,
pérdidas en la administración de Citgo por 300 millones de dólares53
.
La gestión de Guaidó, más allá de su ilegalidad, ha estado manchada
por varios escándalos, algunos relacionados precisamente con su relación
con Cárteles de la Droga. Esta información, pese a la documentación y
evidencias existentes, es algo de lo que apenas han hablado los grandes
medios de comunicación internacional.
En septiembre de 2019 se publicaron unas comprometedoras imágenes
en las que Guaidó aparecía retratado con El Brother y El Menor, dos
comandantes del grupo paramilitar Los Rastrojos, un grupo colombiano
dedicado al paramilitarismo y el narcotráfico.

"
"
"
"
"
La mayoría de las rutas de la cocaína colombiana
no pasan por Venezuela

En todo el entramado del funcionamiento mediático y político del “Cartel
de los Soles”, algo que nunca dejará de sorprender es cómo toda la atención
es puesta sobre la supuesta relación del gobierno de Maduro en el tráfico de
drogas pero, sin embargo, se hace oídos sordos al incremento de la
producción de la cocaína en Colombia.
Venezuela no produce cocaína, lo que no es puesto en duda, pese a que
cierta prensa sensacionalista como el diario ABC, curtido en primicias
fantasiosas relacionadas con Venezuela, publique titulares como:
“Venezuela, puente del narcotráfico, se convierte también en productor”60
.
En esta noticia, que podría perfectamente calificarse como fake news, pese a
que la información procede de la denuncia del director de una organización
llamada FundaREDES, un tal Javier Tarazona, el diario la hace suya y
editorializa la información que aparece sin atribución de la fuente y
tampoco está entrecomillada, como exigiría el respeto más básico por las
reglas del periodismo.
Pero volviendo al tema de Colombia, es también un hecho constatado
por organismos internacionales y el propio gobierno de los EE.UU., que en
los últimos años se ha producido un incremento en territorio dedicado al
cultivo y la producción de cocaína.
En marzo de 2020, la organización Washington Office on Latin America
(WOLA por sus siglas en inglés), dedicada a la incidencia de los derechos
humanos en Latinoamérica, publicó un esclarecedor estudio de
investigación sobre las rutas de la droga desde Colombia a Venezuela
llamado “Más allá de la narrativa del narcoestado. Qué dicen los datos de
Control de Drogas de EE.UU. sobre Venezuela” (Ramsey & Smilde,
2020)61. Este estudio toma como referencia la Base de Datos Antinarcóticos
Consolidada (CCDB por sus siglas en inglés), una colección de múltiples
fuentes del tráfico de drogas a nivel global tomadas de datos de inteligencia
centradas en la detección y vigilancia de las rutas de los estupefacientes.
Los datos recogidos por la investigación de WOLA contradicen las
narrativas que afirman que Venezuela sería un narcoestado. En primer lugar,
se desmonta la afirmación del incremento del tráfico de cocaína y
narcóticos a través de Venezuela y, en segundo lugar, que la ruta más
utilizada para transportar la droga desde los países productores (Colombia,
Perú y Bolivia, que monopolizan la producción de cocaína en el mundo)
sería Venezuela.
Como podemos observar más adelante, en el primero de los gráficos
suministrados por las propias fuentes de inteligencia estadounidenses
(CCDB), (Ramsey and Smilde, 2020, p.5), la ruta menos utilizada para
transporte de la droga sería Venezuela, que para el año 2017, según los
datos más recientes, significaría tan solo el 7% del transporte total de
drogas.
El transporte directamente desde el Caribe colombiano sería de un
9%, pero el grueso del tráfico se realiza a través de la ruta del Pacífico
incluyendo las Islas Galápagos que aglutina el 84% del transporte.
Pero
además al observar el trienio contemplado en el estudio (2015-2017) el uso
de la vía del Este del Caribe, que correspondería a Venezuela, bajó de 10%
a 7%.
En el segundo de los gráficos representados en el informe de WOLA
(Ramsey & Smilde, 2020, p.6), que representa el tráfico aéreo de aeronaves
que transportaría droga y cuya fuente es la comisión del Senado de EE.UU.
para el Control Internacional de Narcóticos, es notoriamente mayor el
transporte reflejado procedente de la Costa del Pacífico y la costa
colombiana en el Caribe que desde Venezuela.
Pero estas no son las únicas fuentes y datos que debemos de tomar en
consideración. En otro informe realizado en el año 2017 por WOLA, se
representa la nefasta política por parte de Colombia en la erradicación de
plantaciones de coca (Isacson, 2017)62
. Con datos provenientes del
Departamento de Estado de EE.UU. y de la Oficina de las Naciones Unidas
contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés),
comprobamos cómo en los últimos años todas las fuentes coinciden en que
la erradicación de droga ha descendido drásticamente al mismo tiempo que
ha ocurrido una expansión de los cultivos.

"
"
De hecho, los cientos de miles de hectáreas cultivadas entre el 2017 y
2019 han alcanzado cada año máximos históricos, y en el año 2019, datos
no reflejados en el anterior gráfico, habrían llegado a las 212 mil hectáreas,
superando con creces las cifras plasmadas en el gráfico e incrementando en
un 2% la superficie de cultivos identificados para el año 201863
.
Estas investigaciones aportan datos concretos que desmitifican la
supuesta colaboración entre el gobierno venezolano y los cárteles del
narcotráfico, al mismo tiempo que nos muestran cómo Colombia, el aliado
preferido de EE. UU. en la región no solo es el mayor productor de cocaína,
sino que está reforzando cada año su posición en este mercado ilegal. Los
esfuerzos y las críticas deberían ir dirigidas a cortar la producción y tráfico
provenientes de Colombia y dejar en paz a Venezuela.



Conclusiones

Después de la lectura de este trabajo y haber analizado las fuentes más
“reputadas” en materia de estudio del “Cartel de los Soles”, la conclusión
más importante es que no existe tal Cartel
. En el peor de los casos habría
bandas delictivas en Venezuela que se dedican al narcotráfico, pero esto no
constituye en ningún caso una política de Estado en Venezuela.

La estrategia de EE.UU. es mostrar y demostrar a la opinión pública
internacional que Venezuela es un estado canalla, para de esta manera poder
justificar cualquier agresión que en otras circunstancias sería inconcebible.
De ahí surgen situaciones surrealistas desde la perspectiva de la Ciencia
Política, como es que los países occidentales que se autoproclaman como
democráticos, reconozcan como el legítimo jefe de Estado al impostor Juan
Guaidó.

Los organismos internacionales que han investigado sobre el “Cartel de
los Soles” no tienen pruebas de su existencia, por ello la manera de dar
credibilidad a sus informaciones pasa por la utilización de medios de
comunicación que a su vez carecen de fuentes rigurosas. Esta es la forma en
que, dando vueltas y revueltas, citándose unos medios a otros, junto a
supuestos especialistas, la información es finalmente blanqueada, aunque
más allá del envoltorio no exista más que un inmenso vacío. El resultado es
que organismos como la JIFE, incurren en especulaciones similares a los
medios de comunicación convirtiendo indicios especulativos en pruebas y
haciéndole el juego a actores políticos nefastos como la Administración
Trump.
A quienes son señalados como narcotraficantes en el gobierno de
Venezuela y su Fuerza Armada Nacional Bolivariana no les respetan
garantías básicas y en las acusaciones en su contra rige la presunción de
culpabilidad, aniquilando los postulados básicos del Estado de Derecho.

La administración Trump, la DEA, el Departamento de Justicia y los
servicios de inteligencia, son los artífices en la construcción del mito del
“Cartel de los Soles”.
De hecho, son la fuente principal y única que
alimenta este mito mediante la “filtración” de informaciones procedentes de
fuentes anónimas sin verificación. Al mismo tiempo constituyen el
principal actor de desestabilización política en Venezuela con su apoyo
irrestricto al autoproclamado “presidente interino” y azuzando todo tipo de
aventuras incluyendo invasiones terroristas.
Si no se detiene el devenir de
los acontecimientos pueden derivar en consecuencias devastadoras para la
región.

Esperemos que este trabajo logre generar un debate serio en torno a la
inexistencia del “Cartel de los Soles”, y que los organismos, medios de
comunicación, instituciones y personas directamente señaladas en este
estudio como sesgadas y poco rigurosas contesten, ofrezcan argumentos y
pruebas de que ellos son quienes tienen la razón y que yo, en el mejor de los
casos estoy equivocado, y en el peor, soy un tarado mental. Sin embargo,
intuyo que los señalados responderán como siempre, con el silencio,
escondiéndose en el hecho de que poseen los medios de difusión
hegemónicos y que por lo tanto tienen el dominio sobre la verdad, lo que les
exime de dar ningún tipo de razón a mis alegatos. De hecho, responderme
significaría exponerse y eso difuminaría el halo de verdad en el que se
disfrazan y que no es más que una rotunda mentira.




alli le dejo el link.
Saludos Cordiales
por delta074
el Lun 31 Ago - 15:39
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Tirania de Nicolas Maduro
Respuestas: 990
Vistos: 10954

Noticias y Generalidades

Gerardo y ¿Porque los espias apagan los transponder? y ¿conque entonces detectamos las incursiones ilegales de los aviones espías del gobierno de EEUU?...¿Con los radares militares?...ah muchacho p¨a bobo.Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DfIInr1WkAEti5GEl Radar Secundario del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, cuenta con un alcance de 250 millas náuticas, el cual aumenta el radio de alcance del monitoreo de operaciones y fortalece la vigilancia y control del espacio aéreo venezolanoTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  Dy-VEs6XQAUN8nLTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  Dy-VEufX0AACpKb
#LogrosINAC Modernizamos las operaciones de Control de Tránsito Aéreo a través del nuevo Sistema Sagitario, el cual optimiza los procesos de control de las aeronaves que llegan, salen y sobrevuelan el espacio aéreo venezolanoTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  EJatMqLWsAEIXMp

Saludos Cordiales

PD.
#15Nov ||Reiteramos que la aerolíneas comerciales operan con total normalidad sobre el territorio venezolano y que la medida temporal de suspensión de vuelos sólo contempla a la aviación general. Rechazamos el intento de #FakeNews que sólo busca alterar la paz del pueblo.

Sectores ajenos a los intereses del pueblo arremeten nuevamente con #FakeNews intentando alterar la paz de la nación. El #INAC reitera su compromiso y continúa trabajando de la mano con las aerolíneas que operan en el país en beneficio de la aeronáutica venezolana.Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  EJbEPLKXsAEWYkTTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  EJbEP0eW4AADm5D
por delta074
el Sáb 16 Nov - 10:07
 
Buscar en: Aviación Bolivariana
Argumento: Noticias y Generalidades
Respuestas: 679
Vistos: 14097

Dictadura de Nicolas Maduro

@delta074 escribió:Presidente @NicolasMaduro estuvo en #Harlem: "hemos sido víctimas de una grave agresión, pero hoy puedo decirles que la Revolución Bolivariana está viva y victoriosa". En el evento también está su homólogo cubano Miguel Díaz Canel.
President of #Venezuela @NicolasMaduro at #Harlem: We have been victims of a great aggression, but today I can tell you, the Bolivarian Revolution is alive and victorious.
#UNGA⁠ ⁠#solidarityTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DoEN59yUwAAYxWG

Mientras Maduro visitando Harlem, los escuálidos apátridas; cagados...Miren a Miguelito;

Miguelito xamber esta como radio caracol, que no haya que decir y se pone a inventar jajajaja...Uno de los primeros medios en hablar de un supuesto encuentro entre @NicolasMaduro y @realDonaldTrump que terminó siendo un #fakenews.

Caracol Radio
‏Verified account
@CaracolRadioTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DoB_fVcUYAAO4MB
#CaracolEsMás | ¡Confirmado! @realDonaldTrump y @NicolasMaduro se reunirán en Nueva York #UNGA



misma historia, otros personajes.



la misma mierda, solo que a fidel no lo podían tumbar por el tratado de la crisis de los misiles, maduro es un popo que apenas se reúna con Trump se le dará el ultimatum de dejar el poder.

https://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article219048310.html
por Tato
el Jue 27 Sep - 0:51
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Dictadura de Nicolas Maduro
Respuestas: 990
Vistos: 10460

Dictadura de Nicolas Maduro

Presidente @NicolasMaduro estuvo en #Harlem: "hemos sido víctimas de una grave agresión, pero hoy puedo decirles que la Revolución Bolivariana está viva y victoriosa". En el evento también está su homólogo cubano Miguel Díaz Canel.
President of #Venezuela @NicolasMaduro at #Harlem: We have been victims of a great aggression, but today I can tell you, the Bolivarian Revolution is alive and victorious.
#UNGA⁠ ⁠#solidarityTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DoEN59yUwAAYxWG

Mientras Maduro visitando Harlem, los escuálidos apátridas; cagados...Miren a Miguelito;

Miguelito xamber esta como radio caracol, que no haya que decir y se pone a inventar jajajaja...Uno de los primeros medios en hablar de un supuesto encuentro entre @NicolasMaduro y @realDonaldTrump que terminó siendo un #fakenews.
Caracol Radio
‏Verified account
@CaracolRadioTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DoB_fVcUYAAO4MB
#CaracolEsMás | ¡Confirmado! @realDonaldTrump y @NicolasMaduro se reunirán en Nueva York #UNGA
por delta074
el Jue 27 Sep - 0:37
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Dictadura de Nicolas Maduro
Respuestas: 990
Vistos: 10460

Noticias y Generalidades

No es lo mismo ver que dos drones explote, haya presos convictos y confesos mas otros huyendo. Declaraciones de funcionarios norteamericanos de Administración de @realDonaldTrump se reunió con militares venezolanos para elaborar plan de golpe de estado contra el presidente @NicolasMaduro.

A un fake news de Brasil
@MIG escribió:
@delta074 escribió:jajaja la noticia no es el herido si no Nicolas maduro como fan de alguien con INSANIDAD MENTAL... Estos guarimbero terroristas y ratones miguelitos se adelantan ante las noticias falsas y quedan con medio Petro incrustado....Las propia computadora del guerrillero colombiano bombardeado en Ecuador.

Los abogados anunciaron un examen de sanidad mental de su cliente, ya que la propia Policía admite que puede tener problemas psicológicos



Delta ahora argumenta que su pana garimpeiro izquierdista y fan del corrupto Lula Da Silva, llamado: Adélio Bispo de Oliveira, de 40 años, colectivo del partido de los trabajadores (PT) tiene problemas mentales y por eso justifica la agresión con arma blanca como autor material del fallido homicido, sí esta loco entonces que empiece a comer mierda como tú pero tras las rejas por lo que hizo..!   
Y tú llorisqueando  y pidiendo a gritos "justicia subjetiva" contra Julio Borges y  Juan Requesens, por un Dron

ratoncito miguel desquisiado, no solo es lo que vemos si no el transfondo
¿Recuerdan el caso Skripal o la intoxicación con una sustancia quimica de ex espia ruso en Inglaterra y culparon a Rusia?, al final no era verdad.
El gobierno de #Brasil y la prensa internacional quieren montar un #fakenews para culpar a #Venezuela del supuesto apuñalamiento de un Candidato Presidencial.Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmkLfb6X4AAlfPO

-¿Qué tiene debajo de la remera, justo en el lugar donde lo acuchillan?
Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmdhaN6XgAAGmb6

¿Por qué no tiene sangre en la mano q usaba para tocarse la herida, ni en la remera?
Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmdhacMX4AATFr5
¿Por qué el atacante no acuchilló a los q lo golpeaban?

¿Por qué un cirujano opera sin guantes?Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmdhatNXgAE_D-f
- VIDEO Y PREGUNTA: ¿Por qué no hay sangre en el puñal ni en la ropa de #Bolsonaro? #Brasil
https://twitter.com/i/status/1037911613452558336
- Herida en el abdomen,sangre sin guantes, el cirujano sin guantes...!  que irresponsable. Causal de malas praxis si pasa algo.
- Lo de la sangre déjalo.pero esta foto es increíble, guantes, campo estéril, asistencia respiratoria. La cavidad abdominal se abre completa y se limpia. Más trucha que moneda de 3 pesos.
Se rie...Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmfUCniXsAAdGdl
Y luego aparece con los medicosTag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmfUEK5W4AASbHc
por delta074
el Dom 9 Sep - 16:58
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Noticias y Generalidades
Respuestas: 990
Vistos: 10546

Venezuela crisis economica

Uds tienen un manual o Guía práctica para detectar noticias falsas(FAKE NEWS)....Léetelo

Una de ellas es las sabanas que pones,las cuales te la resumo; exceso de información que requiere de pensamiento crítico para no caer víctima de las noticias falsas...

Venezolanos, conozcanlo bien, tenemos su fotos.

@Tato escribió:
@delta074 escribió:Y mientras... Siguen llegando gente a este Pais por tierra mar y aire, hasta con ñapa (embarazadas) Razz .

[ATENCIÓN] Llega al aeropuerto de Maiquetía el vuelo proveniente de #Perú con 90 repatriados venezolanos. Entre ellos, hay 15 embarazadas, 3 pacientes psiquiátricos, un hombre con una sonda y otro que sufrió un ACV. Funcionarios de @CancilleriaVE en el sitio.Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmnINaNX0AETnBe

A la fecha de hoy siguen llegando compatriotas arrepentidos.



¿ que esperas? ni tienes que ir tan lejos, esta es tu oportunidad, vente para Cúcuta, eso si traete un par de comuistas más, tu camiseta roja con los ojitos de tu comandante y la gorra del psuv, y hablale a los cientos de miles de desplazados indigentes que caminan por los páramos, diles que ya todo cambio, que la revolución los espera con los brazos abiertos.

Chamo, búscate otro fake news...Ya lo de la inmigración se les cayo y también lo del fake news  con el fascista de brasil resulto que se buscaron alguien con insanidad mental...

¿Recuerdan el caso Skripal o la intoxicación con una sustancia química de ex espía ruso en Inglaterra y culparon a Rusia?, luego salio ileso y nunca dieron pruebas.
El gobierno de #Brasil y la prensa internacional quieren montar un #fakenews para culpar a #Venezuela del supuesto apuñalamiento de un Candidato Presidencial.
Tag fakenews en El Foro Militar de Venezuela  DmkLfb6X4AAlfPO
por delta074
el Dom 9 Sep - 15:52
 
Buscar en: Area Libre
Argumento: Venezuela crisis economica
Respuestas: 990
Vistos: 10177

Volver arriba

Cambiar a: